Como extensión al video del mismo nombre, ya subido a nuestro canal, les traigo la siguiente nota. En ella, les mostraré en detalle la información, el análisis y los cálculos (de existir) hechos como base para las hipótesis planteadas en el video respecto a un enfrentamiento entre Ant-man, el hombre hormiga, y Superman, el hombre de acero. Abróchense el cinturón, porque esto es física aplicada a los comics… en Arkadea:

¿Partículas Pim o pastillas de chiquitolina? Ant-man

Nuestro primer competidor posee como habilidad principal el cambio de tamaño. Puede encogerse a voluntad -en otra nota hablaremos de su habilidad de gigantismo-, gracias a las “partículas Pim”, que permiten disminuir drásticamente el espacio entre los átomos. Dicho de otro modo, es capaz de concentrar su mente y toda su energía cinética en una fracción de su tamaño; la energía de un puñetazo humano concentrada en una masa 100 veces más pequeña, es básicamente una bala.

El doctor en física cuántica Spiros Michalakis, consultor oficial de la película Ant-man (2014), hizo incapié en que, al tener Ant-man la capacidad de entrar en el mundo subatómico, es decir, al reino de lo cuántico, puede romper todas las leyes de la física que conocemos, ya que en ese mundo –y en sus palabras– “la naturaleza de la realidad cambia, y aparecen nuevas reglas“.

Y son todas esas leyes física conocidas, las que “rigen”, las habilidades del hombre de acero. Limitación que como ya se ha mencionado, Ant-man no tiene.

 

 

Su carta del triunfo: la gravedad

Debido a que Ant-man puede entrar a ese nivel elemental del Cosmos, podría tener acceso al “código cuántico” a través del cual el mismísimo espacio-tiempo está definido… y manipularlo.

¿Pero qué significa manipular el espacio-tiempo? pues manipular la gravedad y el flujo del tiempo a su alrededor – tal como vemos en la película Interstellar (2014), donde al acercarse mucho a un agujero negro, el tiempo se dilata tanto, que pocos minutos significan varios años en la Tierra.

Manipular la gravedad, le permitiría a Ant-man atrapar a Superman en un agujero negro supermasivo, del cual ni siquiera su supervelocidad podría ayudarle a escapar. O, doblando las leyes de la gravitación, aplastar a Superman con un peso tan grande, que ni él pueda levantarlo.

Momento, profesor Cerebrón…!!

¿Qué tiene que decir Kal-El al respecto? pues la verdad es que mucho:

1. Volar más rápido que la velocidad de la luz, para escapar de un agujero negro, no representa un problema para él. En Countdown #48, Superman pudo viajar desde la estrella Vega (a unos 25 años luz de la Tierra) hasta el Daily Planet en unos 15 segundos. Luego, su velocidad sería:

… que equivalen a UNAS 50 MILLONES DE VECES la velocidad de la luz. Luego, el agujero negro debería ser aberrantemente masivo, para poder atraerlo. Es cierto, ya a esa velocidad, tampoco podemos hablar de limitaciones…

2. La visión de Superman posee tanto habilidades telescópicas como microscópicas. Es decir, puede ver cosas muy lejanas y/o muy pequeñas. Esta habilidad le permitiría ver a Ant-man “hasta cierto punto”. Y es aquí donde estáría el round de la derrota para el hombre de acero.

¿Por qué?

En All-Star Superman, Lex-Luthor obtiene los poderes de su mayor enemigo, y se conmueve/rinde ante el Universo que puede ver frente a sus ojos.

Su visión ahora le permite, en sus palabras, ver las fuerzas fundamentales y conectarlas, lo que no pudo hacer Einstein. Además, pudo ver todo el espectro electromagnético, es decir, no solo los colores desde el rojo hasta el violeta, sino que también la radiación infrarroja, ultravioleta, rayos X y radiación gamma. Puede saber de dónde viene una señal de radio, ver el calor de los cuerpos y hasta “mirar” la intensidad del wi-fi.

Una onda electromagnética posee como partícula elemental el famoso fotón, que existe en el mundo subatómico y es de tamaño similar a un electrón. Algo puede “verse”, porque un fotón choca con él y llega hasta nuestros sensores (radares, ojos, etc.). Pero Ant-man puede hacerse más pequeño aún, logrando ser completamente invisible para Superman. De hecho, esta versión de Superman es la más poderosa, y aún así no podría verlo.

Finalmente, nuestro héroe en miniatura tendría una ventaja estratégica muy poderosa contra el azuloso, que podría aprovechar. ¿Cómo? tal vez entrando al mundo cuántico, y separando los mismos átomos que forman a Superman… y chao al “último” hijo de Kryptón.


Estimadísimo doctor Spiros Michalakis, un consejo para el futuro: si va a defender a Ant-man, póngale más cariño, ya?

 

 

 

 

Le puse “round 1”, porque es muy probable que volvamos a enfrentarlos en el futuro. ¿Interesante, no?

Comentarios

comentarios