Antes de Seguir, por favor Lee esto!!

La siguiente nota posee detalles sobre los nuevos trailers de películas de Marvel y DC que se han estrenado estos últimos días. Si como a mí, no te agrada saber más hasta el día de la película, y te consideras alguien de paciencia, te recomiendo no leer esta nota. Yo tampoco vi los trailers, pero se lo suficiente de ellos como para usarlos de ejemplo en esta nota. Me inmolé para poder hacer llegar un punto de vista que considero necesario. Muchas gracias.


Escenas filtradas, Teasers y Trailers

Un trailer está hecho, diseñado para que te agrade, te tinque y quieras ver la película. Lo que intento saber es en qué momento, ese enganche comenzó a entenderse como “mira una versión resumida de la película. Te gusto? entonces ven a verla en forma extendida al cine”.

Esta semana se estrenaron los nuevos trailers de la tan esperada Justice League “Dawn of Justice” y de la siempre garantía “Spiderman Homecoming”. Tanta fue la explosión en los medios por estos 2 nuevos trailers (el segundo para cada franquicia), que comencé a recordar situaciones anteriores:

  • cuando nos llenaron de material anticipado de Green Lantern, y nos dieron 30 versiones del mismo trailer, cada vez con más imágenes.
  • los adelantos y las escenas “filtradas” de cada paso que da Marvel en el cine. Mención especial a la sobrevalorada Civil War y a la escena de Spiderman en el aeropuerto, que tampoco fue sorpresa en el cine.
  • en las vísperas de Man of Steel y de BvsS, trailer tras teaser, tras trailer tras otro teaser. Ahí nos quitaron la sorpresa de Doomsday y de las apariciones de Wonder Woman.
  • Casi toda la pelea de Hulk y el Hulkbuster ya se conocía antes de ver “Age of Ultron”
  • y así…

Para el trailer de la Justice League, nos dieron un teaser de cada uno de sus integrantes, y nos “regalaron” varias bromas del guión (como Flash y Batman conversando sobre ¿Qué poderes tienes tú? bueno, soy millonario…), que ya no nos causarán risa al ver la película, porque ya las habremos visto 9 MESES ANTES!!

Es por eso, que quise hacer esta pequeña crítica, nacida de la preocupación y de la decepción… sobre nuestra falta de paciencia, nuestras altas espectativas, y por sobre todo, sobre nuestra infame necesidad de arruinarnos las sorpresas. De autocagarnos.

¿Cuánto debería mostrarte un trailer?

Antes…

Cuando se aproximaba el estreno de “Jaws”(acá “Tiburón), en 1975, los 2 o 3 trailers que se mostraron, nunca te dejaron ver a la criatura. Y si te la mostraron, fue 0,5 segundos y de costado. Pero ni siquiera debo ir tan atrás en el tiempo (inserte bgm de Alan Silvestri), ya que en 1993 cuando se estrenó la PERFECTA “Jurassic Park”, sus trailers apenas, pero apenas te dejaban ver a los dinosaurios: un cuello, una cola, una pata… una garra, una dentadura. Al ver estos trailers, sentirán un “ya pues, quiero ver a los dinosaurios”. El tío Spielberg siempre la supo hacer al respecto, digan lo que digan, creo que es uno de los mejores directores que hay.

En ambos casos, sabías a lo que ibas al cine, todos conocen a un tiburón o a un dinosaurio… pero no te enfrentas a su tamaño real hasta que estás en la oscuridad del cine, donde solo tienes la compañía de tu asiento, donde el miedo y la sorpresa te pueden hacer saltar!!!

¿Y si no conocías al “monstruo” o criatura en cuestión? ¿Tendrá el mismo efecto? Yo pienso que si. En 1979, se estrena “Alien”, y de la mano de Ridley Scott se crea una de las franquicias de terror y sci-fi más fértiles de la historia. El trailer posee música terrorífica, te descoloca, te hace sentir incómodo… ¿qué tipo de cosa puede provocar tanto miedo? ¿qué era esa baba, ese brillo, ese… gato? TIENES que ver la película para apreciar la grotesca y al mismo tiempo hermosa creación de H. R. Giger. El octavo pasajero, en forma personal, siempre me ha perseguido en pesadillas. Y en los sueños, nadie puede escucharme gritar…

Generaban expectativas, las suficientes, y contaban con tu paciencia para ir al cine., para esperar el día!!

Durante…

Gracias a lo que comenzó a hacer Marvel en el cine con Iron Man y Los Vengadores, nos acostumbramos a estas “escenas post créditos”. Al principio eran una novedad, muy pocas películas hacían eso. Eran primicia, algo muy entretenido, que te generaba una conexión con otra película, con una posible secuela. En algunos casos esas secuelas nunca existían (como la escena de Sinestro y el anillo amarillo al final de Green Lantern).

Al principio solo era 1 escena, y si no te lo contaban y no te quedabas, tenías que verla luego en internet. Marvel entendió que la gente aprendía a quedarse, y comenzaron a dejar 2 escenas postcréditos!!! una para el final lindo de los créditos, a los pocos minutos; y otra escena al final de todos los logos y agradecimientos respectivos (vamos, las letras que suben). Ya todos sabían que había que quedarse para ver “lo que venía”. Se nos comenzaba a acabar la paciencia, y ya terminando una, queríamos altiro saber cómo iba a venir la que seguía.

la escena post-créditos que, según yo, comenzó todo esto…

Ahora…

El nuevo trailer de “Spiderman Homecoming” nos muestra a un joven Peter con su traje sencillo. Luego lo vemos junto a Tony Stark recibiendo un nuevo y tecnológico traje, que viene con un “no lo uses ni te muestres todavía, espera el momento”. Completando la escena gracias al primer trailer, sabemos que Peter decide mostrarse igual para salvar gente, al parecer enfrentando a un Shocker (villano penquita pero nuevo en el cine). Pero el villano principal ya sabemos que es Vulture, interpretado por Michael Keaton. Este le gana en un primer round… y ahora, en el segundo trailer, Tony le dice “no eres digno de usar ese traje”, así que tal vez se lo quitan. Vemos a Peter viajando lleno de dudas sobre su misión como superhéroe, para luego, deduciblemente verlo encontrar iluminación en algo simple (un cameo de Stan Lee como lo hizo en su momento Tobey MaGuire?), usar su traje viejo, y enfrentarse al Vulture ya consolidado, ganándole, para demostrar que el traje no hace al héroe, y restregándole en su cara a Tony que no necesita su traje. En 2 trailers, ya tenemos la película completa. QUE BAZOFIA!! yo quería sorpresas :C

¿Y cuando se estrena esta película? En julio… en 3 meses…

Un trailer puede mostrarte imágenes de la película, obvio. Puede incluso arruinarte algo la sorpresa y darte detalles. Pero la idea es que aquello que te muestre, no sea cronológico, que no te permita armar la película antes de verla. Muchos sitios, incluso, ADVIERTEN sobre ver el nuevo trailer de Spiderman Homecoming, ya que cuenta demasiado y en orden.

Netflix, o la necesidad de verlo todo altiro

No es novedad que hablo desde el punto de vista de un ñoño más viejo. Yo si estaba en onda, pero luego cambiaron la onda; ahora la onda que traigo no es onda, y la onda de onda me parece muy mala onda. No se engañen, adoro Netflix, es mi compañero fiel todos los días de la semana. Pero es el culpable de haber masificado un fenómeno que antes era propio solo de otakus o de nerds: el binge-watching, o ver “un montón de capítulos de una sola vez”.

La gente ahora ve lo que quiere, cuando quiere y por el tiempo que quiere. La televisión se ha muerto como formato, ya que nadie se ajusta a sus horarios. Nuestras pantallas han cambiado, y nuestros tiempos también. El mundo va tan rápido, que apenas tenemos un tiempo libre, lo llenamos con algo: una serie, un video, salir? tal vez, si es cerca, o si me puedo costear el Uber. Este ritmo, naturalmente hace a nuestra paciencia muy débil.

Iron Fist: irónicamente, el personaje nos habla de la paz interior y de la paciencia

Nos cuesta esperar (el mismo Uber es un ejemplo). Ya difícilmente entendemos una serie como un grupo de capítulos independientes, de estructuras literarias dramáticas vivas, con inicio, desarrollo y final. Queremos ver lo que viene, antes, antes y mucho antes. Es cosa de ver las series de Marvel en Netflix, que fueron de muchos más, a menos… (Iron Fist ni siquiera se puede empezar a ver uno por uno, debes ver varios para engancharte… qué es eso?). De hecho, creo que haber perdido nuestra capacidad de esperar, ha obligado a las productoras a darnos material más rápido, en desmedro de su calidad (Batman vs Superman, el mismo Iron Fist, incluso el famoso relleno de muchas series de animé -cofcof Naruto- cae como ejemplo de esto).

 

Ya no está la espera entre capítulos, el sabor de la conversación sobre el “qué pasará” sin echar mano de una fuente extraoficial. Ya no disfrutamos la dulce espera… porque eso significa que estamos perdiendo el tiempo. Y hoy, es un lujo que no nos podemos dar.

Volvamos. Hemos perdido el rumbo y la paciencia

Creo que tener el trailer de un trailer (esos que te muestran parte de una escena, y te dicen “en X fecha, el trailer 4”), es la manifestación de una enfermedad sistémica. Todo el maldito sistema está mal. No podemos hacer la previa de una previa, ya que al final viviríamos en carrete, y no sabríamos dónde hay carrete y dónde no, “monotonizando” toda la cuestión.

Mostrar antes sus nuevos estrenos, se ha convertido en una carrera armamentista para cada franquicia, para cada saga, para cada estudio. Y eso solo termina en la destrucción total de las partes. En algún momento, quisimos ver un poco más, un poco antes. Y eso comenzó a crecer, y a crecer… y ya no podemos esperar.

Nos malcriaron. El cine de superhéroes se acerca a su vertiginoso fin. Será épico, si, pero morirá. Y curiosamente fue el mismo Spielberg quien dijo que “el cine de superhéroes es el western de esta época”. Y llegado el momento, se acabará, y nadie hará más. A menos que en el futuro haya un Tarantino que reviva ese género (como él mismo lo hizo actualmente con el western).

Entonces, ¿qué hacemos?

No nos pongamos Cucho Lambreta (31 Minutos, “Ríe”). El mundo no es tan malo. Personalmente, solo veo el primer trailer de una película, y luego evito magistralmente el resto. Si quiere reservar la sorpresa, disfrutar la dulce espectación, y pensar “qué va a pasar”, hágalo con cuidado, filtre y pida respeto. De la misma forma, si disfrutas de tenerlo todo antes, tampoco eres una mala persona. Es lo que te gusta y te hace feliz.

Solo hago esta manifestación, para decir, que el arte de esperar un estreno, se ha perdido. 

 

 

 

Comentarios

comentarios