Portada de la primera edición que era a todas luces muy superior a la primera edición española

El camino de la fantasía es oscuro y lleno de horrores, es sabido.

Es por esto que resulta algo difícil navegar por un mar tan amplio de historias y encontrar una en especial que resulte refrescante.
Hay veces en que la historia nos sorprende con su denso lore, sus intrincadas planificaciones argumentales, o la complejidad insana de sus personajes; otras veces la clave es la sencillez, la pureza y la simpleza de sus nudos, y pese a que sabes desde el principio cómo acabará la historia, terminas saboreando cada párrafo lleno de magia e inocencia. Hay un tercer tipo, a mi parecer; a veces las historias se presentan de forma instintiva, normalmente a manos de escritores relativamente nuevos que consiguen desprenderse lo suficiente del canon como para buscar otras formas de contar; el mensaje resultante es como un cuadro a medio pintar, o con los colores desajustados.
Sin embargo, y pese a sus defectos, posee un ritmo y una atmósfera que nos atrapan, que nos provocan y fascinan, y creo que Un cuento oscuro es un libro de éstos.

La historia está narrada en primera persona, y es una decisión arriesgada en el terreno de la fantasía, sobretodo si se trata de un personaje femenino en manos de una escritora, que resulta ser además la heroína de la historia. En este sentido, la cultura que rodea al fanfiction se ha encargado de abusar sostenida y sistemáticamente del narrador en primera persona, y en general no es buen indicio en lo que a mi concierne.

Otra razón por la que tardé en decidirme a leerlo es por cómo ha sido promocionada; para el lector experimentado de fantasía leer en las primeras tres líneas de la contraportada de un libro las palabras “dragón”, “personaje X con un don”, “bosque maldito”, no deja mucho a la imaginación realmente.
Se podría decir que más de la mitad del argumento ha sido revelado sin abrir siquiera el libro.

Pero se trata de un volumen pesado, sin ilustraciones: había mucho que contar.
Además, Novik es un nombre que remite automáticamente a Europa del Norte, y si bien es cierto la escritora es americana, sus padres provienen de esta zona. Es interesante, porque las historias de fantasía que provienen de ciertos lugares específicos de las europas poseen una oscuridad y una relación distintiva con la magia y su folklore local. Ejemplos que me vienen a la mente son Déjame Entrar (John Ajvide Lindqvist, sueco), la trilogía de Los Guardianes (Serguéi Lukyanenko, ruso) y La saga del brujo Geralt de Rivia (Andrzej Sapkowski, polaco), todos constituyen una maravilla en su género y no se parecen a nada que sus vecinos del sur puedan presentar en este aspecto.
Hasta Pippi Calzaslargas es un cuento fabuloso para niños que no se compara a ninguna de las heroínas trágicas que perpetuaron Perrault y los hermanos Grimm.

Todo esto pululaba en mi cabeza cuando aún no me decidía a descargarlo, hasta que Patrick Rothfuss llegó al rescate y escribió “No sabía las ganas que tenía de leer un libro como este hasta que lo tuve en mis manos”. Con eso bastó, y creo que tenía razón a fin de cuentas.

La autora

Un cuento oscuro, o Uprooted, es una historia de fantasía medieval escrita por Naomi Novik, publicado en 2015. Este mismo año recibió el premio Nébula a Mejor Novela, y un Locus a Mejor Novela de Fantasía en 2016. Se trata de una historia lineal contada desde la perspectiva de Agnieszka, una joven bruja, que es escogida para pasar 10 años en una torre junto al Dragón, un hechicero encomendado a contener el Bosque maldito que atraviesa sus tierras.
Muchos de los elementos utilizados son una referencia directa a historias de fantasía muy conocidas (el uso de almenaras, el personaje de Baba Yaga, el terrible bosque y sus criaturas, la actitud del Dragón, la descripción de la corte del rey, etc), lo cuál resultaría molesto si no existiera una historia nueva y fascinante que contar. Es un poco lo que ocurre cuando vemos Stranger Things, donde la mayoría de los elementos han sido utilizados innumerables veces, y pese a esto la historia se sostiene de principio a fin por sus propios medios.
No es una historia original en su forma, pero sí en su contenido.

Lo mejor del libro es la fidelidad a la hora de narrar los sucesos, sobretodo las escenas de batalla y los momentos donde se revela un eje importante de la historia, pues resultan sangrientos y emocionantes por igual. Además, la historia se desarrolla de manera natural durante todo el libro,  sin ser forzada a tomar un rumbo u otro, y sin sorpresas o giros de tipo Deux ex machina.
Y por último, ¡es una historia autoconclusiva! Gracias, Naomi Novik, por escribir una historia de fantasía completa y con un buen final que no nos deja con un nudo en el estómago preguntándonos cuándo será la próxima entrega.

Píxel fanart de Quinn Stephens

Lo que no me gustó del libro fue el narrador en primera persona.
Está bien, Agnieszka es un personaje bastante sólido, pero su forma de contener el mundo que la rodea a través de las palabras a veces resulta poco consistente: por un lado la prota se describe a si misma como una criatura desgreñada y poco cuidadosa con los elementos que están a su alrededor; torpe en cuanto a todo lo que implique su propia apariencia, poco educada y muy ignorante. Sin embargo, cuando ella misma describe los objetos y los detalles en las cosas que la rodean una vez ingresada a la torre, o el marco de referencias que usa para describir su entorno y su relación con el dragón es como si hablara otra persona, la voz de la escritora. Y esta distancia entre la voz de la autora y la de la protagonista es bastante amplia; las analogías que establece entre el bosque y su propia magia son muchas veces obvias y poco elaboradas y son contradictorias con el amplio conocimiento y entendimiento que existe entre la protagonista y el bosque.
Es decir, la autora no sabe mucho sobre cómo vivir en un bosque, pero Agnieszka sí que sabe, así que su comprensión del mundo salvaje que la rodea supera a los de la autora, y se nota.

Otra cosa que me molesta un poco (no lo suficiente) es la encarnación de la personalidad del Dragón. Para empezar, las primeras escenas entre el y la protagonista son como sacados de un shojo barato; Agnieszka hace galas de su torpeza y lo único que sabemos sobre sus primeros días en al torre es que termine varias veces en el suelo entrelazada con un Dragón supuestamente furioso. ¿A qué me recuerda esta historia romántica entre la chica sencilla que resulta atípica entre las demás chicas y un varón adinerado, serio y mal genio? Pues sí, nos recuerda a absolutamente todas las historias de amor que se han escrito y han sido vendidas por camionadas, pero la principal culpable es Orgullo y Prejuiciocuyo legado del terror se expande hasta los confines de la literatura y el cine, con la misteriosa figura de Mr. Darcy como un monumento a la masculinidad ideal.
Podría escribir todo un ensayo sobre por qué odio a Mr Darcy, pero lo dejare para una siguiente ocasión. Lo único que agregaré a lo antes expuesto es que el Dragón es presentado como un hombre prácticamente sin personalidad ni matices, sin convicciones ni ideales fuera de los que le son impuestos por el Rey, cuyo único motor de acción es la lucha sostenida contra la oscuridad del bosque. Es un hombre incompleto, y mi pregunta es ¿por qué nuestras heroínas continúan sintiéndose tan fuertemente atraídas hacia los personajes incompletos, herméticos y mal genio?

Para finalizar, Un cuento oscuro es la tremenda historia.
Leerlo les otorgará al menos un par de noches de desvelo y emoción, y probablemente sueños donde se los trague un tronco gigante en el bosque. Pese a los detalles que puedan resultar incómodos, es una novela sencilla que nos atrapa y conmueve en mas de una ocasión, y nos deja una sutil satisfacción al terminarlo (OJO: no desesperación, SATISFACCIÓN).
La escritura funciona, las imágenes que proyecta son coloridas y amigables, y la historia está muy bien construida en cuanto al argumento. No es “La  Historia” de fantasía que abrirá las puertas a nuevas formas de fantasía, creo, pero si no sabes qué leer y llevas mucho tiempo sin saber qué buscar, quizás necesitas una historia como ésta.

Comentarios

comentarios