Creo que no hay persona que no conozca al universo de Harry Potter (al menos, gracias a sus películas) y que no se haya sometido a algún test para saber “a qué casa de Hogwarts pertenece”. El sistema de internado y de pertenencia a una fraternidad mágica, en función de tus propias habilidades -mentales y espirituales, no físicas, como nos ha demostrado el Sombrero Seleccionador- es sumamente atractivo. Y desde el punto de un profesor, también sumamente eficaz y positivo para el aprendizaje y la vida estudiantil.

“Arkadea gana 50 puntos para Gryffindor, por sus aportes”

Y qué maravilla también el fomento de la sana competencia entre casas: por cada buena acción que hagas como estudiante -contestar bien en clases, tener buena actitud, demostrar valores morales, ayudar desinteresadamente, salvar a alguien o derrotar a Voldemort- se te otorga una cantidad de puntos, que van al contador de tu casa. Análogamente, si obras mal, a tu casa se le descuentan puntos. Al finalizar el año escolar -en el hemisferio norte parten en clases en Septiembre y terminan en Junio- , se cuentan los puntos con los que tu casa ha terminado el año, y si tienes más que las demás, son merecedores de La Copa de la Casa (algo así como La Libertadores, pero mágica, jaja), lo cual representa un gran logro, y un prestigio por el que se vive.

Las 4 casas de Hogwarts son, como pueden recordar: Gryffindor (los valientes), Ravenclaw (los intelectuales), Slytherin (los astutos) y Hufflepuff (los trabajadores). Al comenzar la historia de las novelas, Slytherin ha ganado la Copa por 7 años seguidos, y parecía que iba a ser uno más, pero el profesor Dumbledore, debido a los sucesos de la Piedra Filosofal, entrega un total de 160 puntos a la casa del protagonista, haciéndole ganar la Copa de ese año (1991).

¿Cómo funciona este sistema de puntos?

Existen en el Gran Comedor de Hogwarts 4 grandes relojes con piedras preciosas, uno para cada casa. Estos relojes están hechizados, de modo que cuando una figura de autoridad del colegio (profesores o directores) otorga o quita una cantidad de puntos a una casa, automáticamente se suman o restan esa cantidad de piedras al reloj correspondiente. De hecho, ganar la Copa de Quidditch de ese año también le da puntos a esa casa; aunque dicha copa no es tan importante como la Copa de la Casa.

 

 

Un pequeño problema Estadístico

Ahora bien, acá me surge una interrogante. Para ello, les dejo el resumen de puntos del primer año de Harry en la escuela Hogwarts:

Según esta escena, antes de los puntos finales, la tabla de puntajes totales DEL AÑO estaba así:

Gryffindor: 312 puntos.
Hufflepluf: 352 puntos.
Ravenclaw: 426 puntos.
Slytherin: 472 puntos.

Como dije antes, fueron los 160 puntos de último minuto los que lograron el cambio. Sin embargo, no es común que en último minuto se den puntos extras -de hecho, en el resto de las novelas eso no vuelve a ocurrir.

¿Cuál es el problema entonces? Hagamos unas pequeñas estimaciones:

  1. En casi todas las escenas que hemos visto en las películas, mientras están en clases, se otorgan entre 5 y 10 puntos cada vez que alguien da una respuesta correcta.
  2. Sabemos que Herminone da al menos 1 respuesta correcta en cada clase en la que está.
  3. Un alumno a Hogwarts entra con 11 años, y permanece hasta los 18 -un total de 7 años. No existe información clara sobre la cantidad de clases que tienen los estudiantes, sin embargo, según el sitio HarryLatino.com hay 2 clases en la mañana, y 1 o 2 clases después de almorzar. El resto del tiempo es para hacer tareas. Digamos entonces, al menos 3 clases al día.
  4. Las clases de 1º año son de lunes a jueves. Los años posteriores son de lunes a viernes.
  5. El año escolar está estructurado de la misma forma que la mayoría de los colegios muggles del Reino Unido: tres trimestres separados por Navidad, Pascua y vacaciones de verano. Las clases parten en Septiembre y duran 10 meses.

Si Hermione gana 10 puntos por clase en su primer año, al día tiene 3 clases y tiene clases 4 días a la semana… en solo 1 mes ganaría para Griffindor 480 puntos. Y si pensamos en los 10 meses, ya son un tremendo total de 4800 puntos!!! Imaginen que además, desde su tercer año, Hermione tiene el Giratiempo, con lo que asiste al doble de clases por día, convirtiéndola en una verdadera máquina para hacer puntos.

Entonces, ¿por qué al final de su primer año en el colegio, Griffindor tiene apenas 312 puntos?

Porque los puntajes de cada casa tienen un alto coeficiente de variación. Es decir, que suben y bajan mucho a lo largo de todo el año.

Definiciones Dramáticas

Puede que JK Rowling no tuviera considerado el contabilizar los puntos dias a día, por todo un año. O tal vez si es una genio estadística y no nos lo dijo. Un coeficiente de variación nos permite saber cuánto cambia una variable a lo largo del tiempo. Y el puntaje de una casa cambia todos los días, en todo momento, casi por cualquier cosa.

Por lo tanto, la cima de los puntajes cambia drásticamente cada mes. Luego, no se sabe quién ganará la Copa de la Casa hasta el último mes de clases. Sin embargo, pensar que solo una estudiante puede por si sola ganar la copa, me hace concluir de que su casa, Gryffindor, tiene muy mal comportamiento, por lo tanto, borran todo lo que ella gana en el mes.

¿Habrá anticipado esto el Sombrero Seleccionador? ¿Tan largo es el juego que juega? ¿Alguien en Hogwarts sabe matemáticas?


Dedico esta nota a mi inspiración y fuente oficial del universo mágico de Harry Potter: mi hermosa polola Renate. Te amo, ranita. Gracias por responder todas mis preguntas.

Comentarios

comentarios