En la cultura pop pocos personajes son más populares que los ninjas (quizás los piratas, o los zombies…o piratas zombies…piratas zombies CYBORGS ninjas…divago); desde Batman, Daredevil, Tortugas Ninjas, Naruto, Rantaro, hasta un sinfín de videojuegos, hemos sido bombardeados por la “cooleza” de estos agentes de las sombras, pero justamente su popularidad, y uso frecuente ha desnaturalizado un poco la realidad histórica, que puede ser hasta más interesante que la ficción que se ha creado de ellos. Suficientes preámbulos…es hora de los ninjas.

-Dos ciudades se disputan ser la “cuna de los ninja” Kōka, e Iga…y ambas fueron la cuna de los mejores ninja de Japón, lo que complica dilucidar su origen; aunque la evidencia apunta más a Iga, incluso un coloquialismo para decir “ninja” en japones es “Iga-mono” (“alguien de Iga”).

-Hattori Hanzo (si les suena es porque Tarantino lo usó para nombrar al personaje que hacía las mejores espadas del mundo, interpretado por el genial Sony Chiba, o porque más de un personaje de videojuego recibe ese nombre) fue un samurai/ninja (ooooh sí, un híbrido) que sirvió como hombre de confianza de Tokugawa Ieyasu, así que la idea de Samurai, y Ninja no siempre están contrapuestas.

 

Da real ninja fashion, blue is the ¿old? black.

-Asociamos al traje negro azabache al uniforme de los ninja (llamado shinobi shōzoku), sin embargo el color más común, y el más útil, era el azul obscuro; la noche más obscura no es negra completamente, y si se contrasta con la luz de la luna el negro resalta más, el azul es más disimulado frente a esa contraposición, ahora esto no era una ley, se ocupaba el negro (pero era menos frecuente de lo que uno piensa), y también el rojo muy obscuro (porque podía disimular la sangre). En zonas específicas el verde, y el blanco también podían usarse. Las botas son bien particulares (llamadas “tabi”) , porque el pulgar está separado del resto de los dedos, esto ayuda a trepar. Hasta el día de hoy las botas tabi se siguen vendiendo, sólo que ahora de goma, algo así como las primas badass de las botas de agua.

-Los ninja normalmente acarreaban con ellos una caja con grillos, la razón es que el cantar de los insectos es normal en la noche, por lo que la gente no irá a revisar a unos grillos ruidosos. Otro de sus trucos preferidos era disfrazarse de un tipo especial de monjes mendigos los “komuso” que usan una cesta de mimbre en la cabeza (según su creencia esto permitía desprenderse de su ego), esa misma cesta permitía que un ninja que se escondía podía ocultarse muy fácilmente.

-También es famoso el concepto de “kunoichi”, las mujeres ninja, en una época donde las féminas tenían un rol relativamente secundario en la vida social japonesa, los ninjas vieron una oportunidad para aprovechar ese punto, nadie sospecharía de una inocente, y pequeña mujer; también podían usar el factor seducción, lo que las convirtió en espías temibles.

-Pese a su fama de asesinos despiadados los ninja evitaban matar, por razones simples, son expertos en infiltración y espionaje, arriesgarte a matar a alguien te deja con una habitación llena de sangre, y un cadáver que salvo que seas mago  no tienes donde esconder (piratas zombies cyborg ninja magos ¿no?). Suena menos glamoroso pero el entrenamiento se enfocaba en el escape, debido a que debían trepar y correr su armadura era casi no existente, y entrar en combate directo podría terminar muy mal.

-Los ninja tenían un “reloj de ojo de gato”, al revisar las pupilas de un gato, y considerando que las fuentes de luz artificiales no eran comunes, su dilatación o contracción te puede decir que rango de hora es, y los gatos eran mascotas comunes en Japón, así que luego de salir de su escondite el ninja podía ver a un gato y saber más o menos que hora era. Reloj de ojo de gato… internet… HAZ LO TUYO.

-Los shuriken, o estrellas ninja casi nunca eran capaces de matar a alguien, salvo que estuvieran envenenados (y no hay demasiados registros de que esa práctica fuera común). Solían ser ligeros, y pequeños, eran una herramienta de distracción, o para permitir el escape (como también eran los “miguelitos”, bombas de humo, carbón pulverizado, etc.)

-Un arma poco común de estos muchachos era metsubushi, o polvo cegador. Ahuecando un huevo éste se llenaba con pimienta, arena, vidrio molido, o cualquier sustancia urticante, al ser descubiertos el ninja rompía el huevo en sus manos y soplaba el polvo a la cara de sus perseguidores. Tampoco era infrecuente que pusieran el polvo en la vaina de sus espadas, desenvainaban e inmediatamente lanzaban el polvo a la cara del rival.

-Más allá de que muchos practicantes de las artes de los ninja les pueda parecer ofensivo, el “ninjutsu” (o ninpo, que es el término más moderno) no es realmente un arte marcial, es un sistema que incluye el aprendizaje de muchas disciplinas, combate cuerpo a cuerpo, uso de armas, manejo de pólvora, venenos, herbalismo (medio emparentado con lo de los venenos), geografía (sí…geografía, a que no sabían que eran unos nerd… que pueden matarte en las sombras), entre otras. Así que llamarle arte marcial, puede sonar hasta limitante.

-Un ninja, por lo general,  no podía medir más de 1’70, ni pesar más de 60 kilos, considerando que los techos eran frágiles, y que muchas veces debían estar colgados o en lugares pequeños por mucho tiempo, ser muy alto (o muy pesado) era un problema severo (supongo que Earthquake de Samurai Shodown es una cochina mentira)

El pequeño, y modesto arsenal del kobudo.

-Pese a que fue algo que desde la infancia se ha grabado en nuestra cabeza, en parte por culpa de ciertos quelonios adolescentes radioactivos, los sai, los nunchakus, y otras armas no eran parte del arsenal tradicional de un ninja, ese arsenal pertenece a la disciplina llamada “kobudo”, originaria de Okinawa.

-En el occidente la palabra ninja es más prominente, pero en Japón es más común que les llamen shinobi (ambas significan más o menos lo mismo “ocultarse”, o “quien se oculta”)

-Para terminar, una de sus armas favoritas era el “kusarigama”, una guadaña con una cadena y un peso, era preferida por ellos porque es más silenciosa que una espada, puede guardarse fácilmente, la guadaña puede usarse para trepar, atrapar, y perforar; permite matar a alguien con el peso, o la cadena (asfixiando) métodos silenciosos y sin sangre, como último recurso la cadena se puede usar para colgar al cadáver de alguna viga, facilitando la “desaparición” de la evidencia.

 

Espero les haya gustado, nos vemos.

Comentarios

comentarios