En medio de la fiebre por Pokémon Go y de todo el revival mundial que ha tenido la saga para seguidores (y no seguidores) de los monstruos de bolsillo, llegó a Chile el pasado viernes 12 de agosto la orquesta sinfónica oficial de Pokémon, “Pokémon Symphonic Evolution”, un show musical que nos dio el deleite de repasar piezas emblemáticas de la franquicia principal de sus videojuegos (con una excepción obvia) con una calidad jamás esperada hace 18 años atrás. Esto es una pequeña opinión acerca de la experiencia de aquel show desde la mirada de un seguidor de la saga (y su música) pero no necesariamente desde los ojos de un músico, ojo. Luego de haber experimentado el primer Video Games Live, Final Fantasy Distant Worlds y TLOZ The Symphony of the Godesses, empecemos revisando qué experimenté al escuchar el reciente PkmnSE en Chile.

Lo primero, es agradecer que productoras como Transistor gestionen este tipo de eventos en Chile, pues los fanáticos de los videojuegos lo agradecemos enormemente. Son la puerta de entrada para que en el futuro traigan algo más. Pero no puedo dejar pasar un gran percance relacionado a la organización del evento a manos de la productora, la cual en el pasado ya ha sido víctima de reclamos y críticas similares. En esta ocasión, el problema se produjo por el cambio de recinto del evento, el cual fue avisado con muy pocos días de anticipación. En mi caso, el mail informativo me llegó un día antes del show, esto es, el día jueves. Me pareció rara la situación, pero sobre todo desubicada. ¿Y si no me hubiera percatado del mail a tiempo por algún motivo? Se cambió el recinto desde el Teatro Coliseo al Teatro Cariola, decisión que en lo personal no me descompuso mucho porque ambos lugares quedaban relativamente cerca y porque en realidad estaba más preocupado de la calidad de la cuestión. Todo bien. Aunque claro, era de esperar que hubiese problemas con los asientos y los tickets, pues ambos lugares disponen y estructuran de maneras distintas los espacios. ¿Y qué sucedió?

El nuevo lugar del evento, Teatro Cariola

Ocurrió tal cual: una vez dentro, a minutos de que empezara el show, ciertas personas discutían por ver a quién le correspondían los asientos de tal sector, pues a ambos les coincidían las filas y la numeración correspondiente. Fue un desastre caótico a ratos. No generó malestar generalizado, pero el montón de personas que fueron afectadas lo lamentaron. Este problema provocó que el show fuera aplazado a las 21:30 horas, siendo que su programación original era a las 21:00 horas. Era lo único que podían hacer pensando en que, quizás, hubo gente que llegó al Teatro Coliseo y se topó con la sorpresa del cambio recién allí: tenían que darles tiempo para dirigirse al Cariola. Hubo personas, como yo (ja), que sufrimos las consecuencias pero positivamente: mi entrada era “Golden”; mi asiento estaba ocupado por una persona que tenía “Platea” porque simplemente teníamos la misma fila y numeración. Reclamé, primero a un guardia y luego a un encargado de Transistor. Y para callarme y evitarse otro mal rato, me ofrecieron un asiento en Palco, entrada que costaba como 20 mil pesos sobre la mía. ¿Oye, pero no habrá problema con eso? ¿Y si llega luego más gente? No quiero tener problemas durante el show. Bueno, ¿quieres el asiento o no? Así, tal cual, fue la conversación con el guardia que finalmente me derivó hacia la solución. Sinceramente, me alegré del suceso porque quedé bastante más cerca de lo que esperaba del escenario y pude apreciar todo mucho mejor. Pero preferiría que se hubiesen ahorrado todo ese embrollo irresponsable y desagradable para muchos. El sector de Palcos tiene un límite reducido y se llenó muy pronto de personas. No sé dónde habrán mandado al resto de “Golden”, pero en fin. Mal ahí Transistor. Había que comentar esto…

Pero bueno, hablemos del evento como tal. Mi apreciación general es bastante buena. Me gustó mucho todo lo que escuché. Incluso, me atrevería a decir que me agradó más que el evento de The Legend of Zelda, una de las sagas de videojuegos que más quiero y con la cual más ciego soy. Una de las razones fuertes para pensar eso fue que esta selección musical fue más adecuada que aquel otro show. En el caso de Zelda, siempre sentí que faltaron muchos temas icónicos de la saga (que no entendía cómo pudieron dejar afuera) pero además que la selección no explotó todo el potencial orquestal que guardaban las piezas. No tenía que ver sólo con que faltaron melodías, pues eso pasa en cualquier recital, sino con que podrían haber escogido melodías que interpretativamente fuesen más rimbombantes, más novedosas y elevadas que lo acostumbrado. Quiero decir: que su transformación a piezas orquestadas fuese más que atractiva. Algunos opinan que no cualquier melodía se puede transformar satisfactoriamente a una pieza orquestal, pues eso depende de su composición. Pero no sé, al menos me doy el derecho de dudar de esa idea, pues PkmnSE me mostró algo muy distinto a aquello. Que se puede sorprender más.

En verdad me sorprendí de escuchar la transformación de algunas melodías de Gameboy. Por lo mismo, la primera mitad del show, centrado en revisar musicalmente las tres primeras gens, fue más valiosa, nostálgica y agradable para mí. Se apreciaba más el salto interpretativo y eso me generó mayores expectativas respecto a lo que vendría a continuación. Junto a las melodías se mostraban vídeos con escenas de los juegos respectivos a los cuales pertenecían, presentando en pantalla su título en inglés antes de cada ejecución.

Buena acústica (al menos desde Palco), sin “ruidos” importantes durante su desarrollo y con una variedad musical que me dejó contento en general. Quizás lo único que noté fue que la flauta principal perdió un par de veces la coordinación, levemente, en las partes más álgidas e intensas del espectáculo (temas de batalla o similares). Por lo demás, me habría gustado disfrutar de composiciones más locas y raras de Junichi Masuda en ese formato (háblese de los varios temas de batalla de Black & White y Black & White 2, por ejemplo), pero aun así estuvo bien. Un deleite.

Las canciones que interpretaron estuvieron agrupadas en general por generación. Haré mención especial a algunas.

Todo empezó con el “Main Theme” (Overture) de la saga. En la proyección se hizo un repaso visual de la evolución de la franquicia desde Red/Blue/Yellow hasta X/Y (contando remakes, aunque omitieron Omega Ruby/Alpha Sapphire porque al momento de iniciar la gira mundial en agosto del 2014 estos títulos estaban fechados para noviembre del 2014, por ende, no habían sido lanzados). Si esto era un guiño inicial a la nostalgia de muchos, lo que vino después fue un golpe melancólico tremendo a todos quienes conocimos la saga en su primera generación, haya sido en Gameboy o en algún emulador como el No$GMB o el más reciente VisualBoyAdvance: el tema de Pueblo Paleta (Pallet Town). Fue la primera lágrima de la noche. Qué increíble cómo pueden transformar una melodía bella de pocos bits en una melodía más hermosa en todo su esplendor musical, manteniendo su sencillez y suavidad característica. En verdad la melodía transmitió ese aire hogareño e infantil de una aventura que comienza.

Al rato vino “Born to be a champion”, de Red/Blue/Yellow, un medley compuesto por los temas de batalla de la primera generación, resaltando por sobre todo la sección del tema de batalla contra el campeón. Gran interpretación, emotiva y enérgica, acompañada visualmente del recorrido de Red ganando a los gimnasios, a la Elite Four, al campeón y  finalmente en el Hall of Fame. Notable.

Algo similar sucedió con la segunda generación, la de Gold/Silver/Crystal. Empezaron con un tema que nuevamente tocó nuestra nostalgia y nos hizo llorar, cuidando esos ribetes calmos de la melodía original: la melodía de “Ecruteak City” o Ciudad Iris. Esta, junto a la de Pueblo Paleta, fue una de mis melodías lentas favorita, pues fue una representación de un lugar simbólico tremendo en los videojuegos, un espacio de leyendas y misticidad en donde conoces parte de la historia oculta de la región de Johto. Seguro no fui el único en sentirlo así, pues los suspiros y gritos del público al comenzar el tema fueron signos del buen recibimiento y de la agradable sorpresa. Las imágenes acompañaron todo y no pude más que agradecer, como fanático de la franquicia, que hayan tocado uno de los temas más emblemáticos de la que es, sin duda, mi generación preferida.

Pero aquello no terminó allí, porque minutos después se presentó la melodía titulada “…”, que los seguidores de la segunda generación supimos reconocer de inmediato: el tema de batalla contra Red en el Monte Plateado (Mt. Silver), el cual estuvo mezclado en un comienzo con la melodía del “Dragon’s Den”, la guarida de los dragones de Blackthorne City o Ciudad Endrino. “…” fue una melodía que generó mucha expectación, pues en la medida en que la música ascendía en intensidad, Gold escalaba el Monte Plateado y se acercaba cada vez más a la batalla más épica de todas. Fue el momento de mayor locura para mí. Los aplausos generales también lo demostraron, evidenciando el cariño que tienen los fans a esa generación y al campeón Pokémon legendario.

Luego pasamos a la tercera generación. De allí en adelante la calidad musical no bajó para nada, pero sí se notó que la transformación musical de las melodías era cada vez menos sorprendente. Además, como comenté antes, muy en lo personal, disfruté más escuchando las orquestas de las gens viejas por un tema de nostalgia. Y porque, en realidad, creo que el trabajo musical de la tercera y cuarta generación (sexta igual) no están a la altura de las primeras o de la quinta. Pero es cosa de gustos y con eso nada se puede hacer.

No pretendo extenderme más detallando y comentando tema por tema, así que terminaré destacando algunas cosas brevemente: las melodías de la sexta generación, pues estuvieron bien escogidas y varias de ellas apuntaron a la emotividad (“An eternal prison”, “Kiseki”); y obvio, los temas de Black & White, la quinta generación. Fueron sólo tres piezas, pero fueron tres piezas increíbles centradas todas ellas (cómo no) en el personaje “N”. Todo partió con “The day I became King” y se cerró con “Farewell”, con el vídeo respectivo de N hablándole a la cámara. Una bonita melodía de cierre para un personaje interesante como “N”, mi tercera gens favorita de todas. Junto con “Kiseki”, “Farewell” fue una de las melodías tristes más notables dentro del show.

No está de más aclarar que fueron 20 las melodías orquestadas de los videojuegos, más una canción adicional que fue puro fan service y que todos sabíamos que se vendría hacia el final: “Gotta Catch’em All!” (¡Atrápalos ya!). Interpretaron instrumentalmente la canción, siendo el público quien le agregó la letra a gritos. Se pudo escuchar claramente dentro del teatro el cómo generaciones muy distintas cantaban al unísono el famoso opening latino de la serie de animación de la franquicia, en sus primeras temporadas. En lo personal, encontré que fue un guiño “piola”, aunque para mí no significó nada importante más allá de una talla divertida. Y no, no la canté, porque en realidad estaba ahí por los videojuegos.

No mucho más que decir. Me fui satisfecho del evento y me agradó la selección musical, aunque encantado hubiera escuchado un par de temas más de Black & White y de las primeras dos gens (Vermilion City, Azalea Town, Batalla contra N o el tema del Parque Nacional, qué más da… T.T). Pero dentro de todo, lo recomendaría con creces. Omitiendo problemas de la productora como el que comenté al comienzo, todo estuvo hermoso.

Menciones honrosas: notable el niñ@ que vino dizfrazad@ de Pikachu y los locos que intentaron seguir y cantar la letra en español que se desplegó en pantalla con “Kiseki”. Estos últimos fueron una grandísima talla. Bien cabros, nos hicieron reír a varios que los escuchábamos desde abajo.

Agradezco a los lectores y pokéñoños que pudieron o no disfrutar del show. Recuerden que esto es una opinión y de ninguna manera un reportaje del evento. Les dejo el setlist que hice durante el show, el cual espero no contenga ningún error mayor. Saludos cabr@s.

  1. Main Theme/Overture

*Palabras iniciales

  1. Pallet Town (Red, Blue & Yellow)
  2. Prepare for Trouble (Red, Blue & Yellow)
  3. Born to be a Champion (Red, Blue & Yellow)
  4. Ecruteak City (Gold, Silver & Crystal)
  5. Songs of the Towers (Gold, Silver & Crystal)
  6. … (Gold, Silver & Crystal)
  7. Falling Ashes (Ruby, Sapphire & Emerald)
  8. End of the Road (Ruby, Sapphire & Emerald)
  9. Dreams and Adventures (Diamond, Pearl & Platinum)
  10. The Lake Guardians (Diamond, Pearl & Platinum)

*Intermission

  1. Pokémon Center
  2. The Day I Became King (Black & White)
  3. N-Counter (Black & White)
  4. Farewell (Black & White)
  5. An Eternal Prison (X & Y)
  6. Welcome to Kalos (X & Y)
  7. Professor Sycamore (X & Y)
  8. Friends, Fights & Finales (X & Y)

*Encore

  1. Gotta Catch ‘em All (Opening Pokémon TV)
  2. Kiseki (“Milagro”, canción dedicada por Junichi Masuda a sus fans) (X & Y)

Comentarios

comentarios