Todos estamos acostumbrados al anime, estemos interesados o no en este género de la animación que tanta popularidad tiene en nuestro país. Series como Dragon Ball, Naruto, Slam Dunk, Evangelion o incluso Heidi nos suenan de algo y es que es totalmente normal pues la popularidad de Japón, entre muchas cosas, es debido a su anime.

Pero algo que siempre ha estado en duda, es el por qué hay tanto mono chino de deportes. Pues bien, la respuesta es muy simple, aunque antes es bueno comprender sus raíces.

EL COMIENZO

Los inicios del manga (que son el padre de todo anime popular), comenzaron entre los años 1868 y 1912 principalmente por la influencia occidental y el arte gráfico tradicional nipón. Con el tiempo, y en gran parte gracias al éxito de Osamu Tezuka y su libro rojo La nueva isla del tesoro.

Pero ¿Qué son los libros rojos? Los libros rojos, como su nombre lo indica, eran tomos extensos que contaban con una portada roja y que narraban historias a modo de cómic pero en sentido inverso a nuestra lectura occidental. Su característica principal era la de permitir que los autores (pagados con sueldos miserables), pudieran tener libertad creativa al momento de dibujar sus cuentos. Osamu Tezuka fue un talentoso mangaka, quien gracias a La nueva isla del tesoro, pudo cambiar la forma en la que se escribían las historias según el público al cual estaban dirigidas.

La nueva isla del tesoro, Osamu Tezuka

LA SHONEN JUMP

La Shonen Jump es la revista semanal de Manga más popular en Japón y no digo que sea la primera porque Astroboy, por ejemplo, fue publicado en la Manga Shonen de 1947 y fue furor de manera inmediata. La Shonen Jump pudo reunir grandes éxitos durante la década de los 80, dando paso a su Era Dorada gracias a Dragon Ball, Yu Yu Hakusho, Slam Dunk, Captain Tsubasa (conocido también como Los Supercampeones), entre otros. Su principal característica era la de contar con personajes que destacaban en algún aspecto, ya sean super poderes o simplemente habilidades fuera del promedio así como también su alto interés por la superación. Esto llevó a que los jóvenes en Japón buscaran el parecerse a sus personajes favoritos, influenciados obviamente por Dragon Ball o Kenshin, series que reflejaban aspectos folclóricos del país nipón (como las artes marciales o los samurai).

Las editoras sabían esto, y vieron en todas estas series la oportunidad perfecta que ayudaría a evitar el sedentarismo en los niños de 10 a 14 años (que eran los que más leían la revista). Apareció así, en el año 1981, Captain Tsubasa. Captain Tsubasa (conocido en Chile como Los Supercampeones), es la historía de Tsubasa y sus esfuerzos por llegar a la cima del fútbol mundial, con el apoyo de todos sus amigos y un profesor brasileño que llega a Japón debido a un tratamiento médico.

La importancia de Los Supercampeones en Japón, es similar la de nuestro país: chicos de todas las edades buscaron ser futbolistas al igual que sus ídolos. Y es que aquí el tema de la superación es demasiado importante porque Oliver hacía del fútbol una extensión de su vida diaria (andaba con el balón para todas partes, no sé si lo recuerdan). Volviendo así a la pregunta inicial, de por qué hay tanto anime de deportes, la respuesta es: Porque Japón quiso fomentar el deporte en el país.

Los supercampeones, Captain Tsubasa u Oliver y Benji, como quiera llamarla

Queda una interrogante también que responder, y es justificar el por qué estas series son tan fantásticas en comparación con el deporte ordinario. Sea en mayor o menor medida, todas estas series se caracterizan por su alto nivel de exageración al momento de presenciar los enfrentamientos entre los equipos (recordemos a Oliver y su Tiro con Chanfle y en menor grado de fantasía, a Mitsui y sus tiros de tres puntos perfectos que nunca fallaban), lo que muchas veces podía resultar hasta chistoso para nosotros, el público occidental. La respuesta está en lo mencionado anteriormente, Captain Tsubasa, Slam Dunk, Kuroko No Basuke, entre otras, nacieron en la Shonen Jump, revista que se caracterizaba por personajes con super poderes o sobrenaturalmente hábiles en sus disciplinas.

Existen muchas otras series y revistas, como Inazuma Eleven (CoroCoro Comic, una revista enfocada a los pequeños), One Outs (Business Jump, enfocada a los adultos), o Yowamushi Pedal (Shukan Shonen Champion, enfocada a los jóvenes), que también se preocupan de narrar historias deportivas. Sin embargo no es exagerado decir que la mayoría de los éxitos deportivos ha nacido en la Shonen Jump.

Aprovecho esta instancia para recomendar un par de series de este género, apelando quizás al interés de que hayan leído hasta aquí. Quiero aclarar que no citaré series que hayan sido emitidas en televisión abierta (como Hajime no Ippo o Eyeshield 21), porque asumo que son conocidas por nuestros lectores.

Yowamushi Pedal

Cuenta la historia de Sakamichi Onoda, un otaku clásico japones el cual, en su búsqueda de amigos, se ve interesado por el equipo de ciclismo de su colegio. Una serie con mucho humor, romance y mucha acción.

 

Haikyuu

Hinata Shoujo es un joven de campo fanático del voleibol el cual no puede cumplir su sueño de llevar a su colegio a la victoria. En su último juego conoce a Tobio, su rival, del cual termina siendo compañero de clases más adelante. Una serie con demasiado humor, superación personal y un completo detalle de las verdaderas reglas de este deporte.

 

Kuroko No Basuke

Kuroko proviene de la academia Teiko, de la cual egresó el equipo de basquebol conocido como la Generación milagrosa, con habilidades sobrenaturales para este deporte. Kuroko no destaca en lo absoluto, al contrario, pasa totalmente desapercibido en los partidos y obviamente usa esta habilidad para llevar a su nuevo equipo a la victoria. A diferencia de las anteriores, esta serie rebosa fantasía aunque también aprovecha mejor a sus personajes.

 

Y a ustedes, ¿Les gustan los anime de deportes?

Comentarios

comentarios