Esta semana fue una fecha clave para todos los seguidores de Assassin’s Creed, pues el estreno de su película rompería los esquemas de todos estos saltos a la pantalla grande que provenían de la industria del décimo arte. Sin embargo, antes de comentar la película creo que es muy necesario presentar el contexto bajo el cual se mueve esta saga y de esta forma, para todos quienes van a verla sin haber jugado nada antes, entiendan que el conflicto entre asesinos y templarios es mucho mayor (se los dejaré en cursiva, por si se lo quieren saltar).

Minerva, Juno y Jupiter, miembros de la Triada Capitolina. Seres de la Primera Civilización

En un principio, la tierra estuvo habitada por la Primera Civilización, lo que vendrían a ser poderosos entes con ricos conocimientos en lo que respecta tecnología y genética (siendo superiores inclusive a los del día de hoy). Dicho conocimiento en biología les llevo a crear a los primeros seres humanos quienes, a su imagen y semejanza, nacieron con el fin de participar únicamente en trabajos forzosos pero que más tarde desearían autonomía frente al dominio de sus superiores. Por este motivo estos seres
ancestrales, al deducir una posible rebelión por parte de sus lacayos, desarrollaron una tecnología conocida como las Piezas del Eden la cual permitía un control total de los humanos por medio de la manipulación de los neurotrasmisores cerebrales de cada individuo (tomando en cuenta además que la primera civilización poseía una triple hélice genética mientras que los humanos una doble). 

Adan y Eva, los híbridos rebeldes.

Con el tiempo nacieron seres humanos híbridos sin neurotransmisores (inmunes a las Piezas del Eden), y que a su vez heredaron habilidades de sus predecesores (puntualmente la Vista de Águila y el sexto sentido). Gracias a esta inmunidad, en el año 75,000 AC, Adan y Eva roban la Manzana del Eden escapando así de sus amos y reuniendo a muchos seres humanos con el fin de enfrentar a la primera civilización y acabar su autoritario control. La guerra, sin embargo, hizo que pasara desapercibido el estado anormal que estaba experimentando el Sol y que podría significar el fin de la Tierra.

Ciertos ancestrales se alejaron de este conflicto entre humanos y dioses (la Triada Capitolina constituida por Minerva, Juno y Jupiter) quienes, para prevenir una posible catástrofe por parte del Sol, idearon seis alternativas con el fin de proteger a la Tierra.

  • La primera de estas era la de crear cuatro torres que absorbieran la llamarada, la que más tarde se descartarían por falta tiempo.
  • La segunda fue la de crear unos anillos que fueran capaces de absorber la explosión, pero debido a que debían ser de tamaños colosales, también fue descartada.
  • Dentro de la posible tercera alternativa, estaba la de obligar a un gran número de seres humanos para que pensaran lo mismo, ya que si esto ocurría podían hacerse realidad. El problema radicó en que para que este plan tuviera éxito, debían enviar los artefactos al espacio.
  • La cuarta solución fue el descubrimiento de una serie de números y ecuaciones que tenían la respuesta a los viajes en el tiempo. Sin embargo estos viajes no se pudieron concretar pero sin embargo permitieron predecir el futuro gracias a la creación de El Ojo y el Nexo por parte de Minerva.
  • Como quinto plan se pensó en transportar la conciencia de los Ancestrales a cuerpos más fuertes. La idea se veía demasiado probable pero seguía siendo un supuesto. Por este mismo motivo, Aita (un humano científico y esposo de Juno), se ofrece como sujeto de pruebas con el fin de transmitir su conciencia; lo que claramente fue un fracaso que para Aita significó la muerte. Juno, devastada, modifica el ADN humano e inserta catalizadores genéticos en individuos al azar quienes nacerían con un gran parecido a Aita, además de poseer parte de sus recuerdos y que serían conocidos más tarde como los Sabios.
  • Y finalmente la propuesta seis fue la de respaldar la conciencia de la Primera Civilización en recipientes antiguos, tarea que si bien era fácil de realizar, significaría un esfuerzo enorme al momento de querer recuperar la información de los contenedores.

Aita, en su lecho de muerte

Como se pueden imaginar, ningún plan fue exitoso por lo que el Sol hizo lo suyo y una llamarada invirtió los polos del planeta Tierra, haciéndolo totalmente vulnerable a la radiación y quemándolo durante semanas. Al acabar la catástrofe, la población humana se redujo a solo 10,000 individuos y los ancestrales, quienes se vieron afectados por esta destrucción, consideraron que lo mejor sería que ambas facciones trabajaran en conjunto con el fin de hacer renacer el planeta. En este momento, los humanos vieron a los Ancestrales como dioses y estos, con el fin de evitar la desaparición de la vida estéril de la Tierra, compartieron sus conocimientos con las personas. Durante este completo proceso los ancestrales predijeron una segunda llamarada para el 21 de Diciembre del 2012, sin embargo gracias a El Ojo sería una catastrofe completamente evitable.

Por otra parte Juno, quien había desarrollado un odio a los humanos a causa de lo ocurrido con Aita, elaboró diversos planes que le ayudarían a dominar a los humanos. Planes que fueron descubiertos por Minerva y Jupiter, quienes optan por encerrar a Juno, sin que antes ella transmitiera su conciencia a El Ojo (artefacto que también fue destruido, por Minerva). Sin alternativas y viendo la baja natalidad de Ancestrales, Minerva y Jupiter deciden trasladar su conciencia al futuro con el fin de solicitar a ciertos híbridos una misión: Encontrar los templos Ancestrales y terminar el trabajo que ellos comenzaron (salvar a la Tierra). Lo que nadie sabía era que Juno seguía viva y que además reconstruyó el ojo con el fin de ser libre.

Este conflicto interior llevó a separar a los humanos en dos grandes facciones diferenciados por sus principios y que finalmente se traducirían en eternos enfrentamientos:

  • Los Templarios que creían en que el libre albedrío llevaría a la destrucción de la humanidad, por lo que buscan la supremacía por medio de los artefactos.
  • Los Asesinos quienes defienden la libertad de decisión, la autonomía y el resto de principios por los cuales los humanos lucharon contra la primera civilización.

Altair

Lo que nos interesa hasta esta parte es conocer a los asesinos más famosos de la historia, quienes por sus acciones y legado, fueron un aporte positivo a la hermandad que había comenzado a sembrar miembros alrededor de todo el mundo.  El primero de ellos fue Altaïr Ibn-La’Ahad, quien acabó con los líderes templarios durante la tercera cruzada, terminó con la corrupción de los asesinos recuperando y escondiendo así la Manzana del Eden, además se encargó de escribir un código que revelaba los conocimientos que el fruto le había entregado. En al cadena hereditaria siguió Ezio Auditore de Florencia, el cual nació durante el renacimiento Italiano en una familia de Asesinos (que más tarde serían aniquilados por Rodrigo Borgia). Ezio descubrió la Manzana del Eden que había pertenecido a Altair y junto con esto, un templo con gran poder en su interior el cual era objetivo de los Templarios y del cual se desconocía su ubicación exacta. Gracias a las continuas investigaciones de Auditore y con la ayuda de Da Vinci, el Código de Altair y el Fruto del Eden, Ezio descubre que la ubicación del templo estaba bajo el Vaticano.

Ezio Auditore versus Rodrigo Borgia (y su Artefacto del Edén)

Lamentablemente, Rodrigo Borgia se convierte en Papa lo que significó para Ezio una batalla y que tendría como recompensa la recuperación del templo. Saliendo airoso, en el interior de la bóveda el Asesino se encuentra con Minerva (quien había trasladado su conciencia del pasado), para contactar con él y este, a su vez. sirvió de nexo para llegar a Desmond Miles (un Asesino que en un futuro liberaría las memorias de Altair y Ezio). Minerva le advierte a Desmond que una catástrofe acabaría con la Tierra, y que para evitarla debe buscar las bóvedas que fueron construidas por la primera civilización y así salvar a la humanidad. Tras esto, y en vista de que el Fruto cumplió sus objetivos, es dejado bajo el Coliseo (protegido así de los templarios).

 

Edward Kenway, el corsario

El linaje de Asesinos pasó a Edward Kenway, pirata galés que se vio envuelto en las disputas entre Templarios y Asesinos debido a que Bartolomeo Roberts, un conocido pirata del siglo XVII – XVIII (y descendiente de Aita, por ende un Sabio), manipula a Kenway hasta encontrar el Observatorio (tecnología de los ancestrales, capaz de revelar la información de cada humano en la tierra. En dicho lugar Edward acaba con la vida de Roberts y más tarde con la del templario y Gran Maestro Laureano de Torres y Ayala, recuperando así el control de los Asesinos en el Caribe.

 

Edward Kenway, el nativo americano

Kenway tuvo un hijo, Haytham el cual se convertiría en un maestro Templario y este a su vez, se fue el padre de Connor Kenway (Maestro Asesino de las trece colonias norteamericanas). Cuando era pequeño, Connor fue contactado por Juno quien le pidió que se convirtiera en Asesino con el fin de recuperar la llave de uno de los Templos Ancestrales y dejarla en un lugar seguro sin que pudiera ser recuperada por nadie. Fue un miembro activo en la independencia de los Estados Unidos, aliándose inclusive con George Washington.

 

 

 

Arno Dorian

De América nos saltamos a Europa y tenemos a Arno Dorian, Asesino que fue participe de la Revolución Francesa, quien perdió a su padre en manos de un Asesino desertor conocido como Shay Cormac. Arno fue importante ya que fundo la hermandad de Asesinos en Francia, además de acabar con el Sabio François-Thomas Germain y escondiendo su cadáver para que este no sea encontrado jamás. También fue el encargado de evitar que Napoleón Bonaparte se hiciera con el Fruto del Edén (el cual tenía un concepto egoísta de los artefactos).

Finalmente, los últimos Asesinos de los cuales tenemos conocimiento es de los hermanos Frye, Jacob y Evie, quienes lideraron a los Rooks (una banda criminal aliada a los Asesinos), durante la revolución Industrial. Entre muchas cosas, acabaron con el control de Jack el Destripador, durante el año 1888.

Los hermanitos Frye

 

Tras estos eventos que trajeron consigo las historias de diferentes Asesinos históricos, los Templarios fundan Industrias Abstergo a comienzos del siglo pasado. Fueron titiriteros de muchos hitos históricos durante la era de las comunicaciones siendo el más importante: El primer hombre en la Luna. Al haber descubierto los intentos de la primera civilización por dejar los artefactos en el espacio uno de ellos, el cual quedó en la Luna, fue objeto de durante mucho tiempo hasta que pudo ser recuperado. La meta de los Templarios fue la de establecer un control de todos los humanos para encontrar los híbridos restantes y con ello los conocimientos de la antigua civilización, siendo el móvil de este objetivo el dejar artefactos en el espacio. Para esta tarea se designó a un responsable, Daniel Cross.

Daniel Cross, un templario de vasta experiencia, fue designado como líder del proyecto que enviaría los frutos al espacio. Sin embargo su cercanía con el Artefacto le llevó a acabar con todos los Templarios a cargo del proyecto y finalmente destruir la Pieza del Edén. Tras este caótico desenlace, los Templarios usan el Animus (un mecanismo que permitía acceder a las memorias genéticas de cada ser humano, pudiendo así revivir sus recuerdos), para recuperar otros Fragmentos del Edén perdidos en el tiempo; motivo por el cual los Asesinos comienzan a enviar espías a Abstergo, buscando recuperar información de sus rivales. Uno de estos espías, Lucy Stillman, consigue información valiosa sobre la guarida Templaria la que más tarde se perdería tras decidir traicionar a los Asesinos. El segundo espía, conocido como Sujeto 16, descubre el cambio de bando de Lucy y los Templarios, con el fin de protegerla, obligan a 16 a permanecer en el Animus durante excesivas horas, llevándolo a fusionar su conciencia con la de sus ancestros (fenómeno conocido como Efecto Sangrado). En ese momento es cuando Juno le habla al Sujeto 16 y le pide que cuide a Desmond ya que será clave en los eventos que seguirán a futuro (motivo por el cual se suicida, dejando su mente en el Animus). Abstergo secuestra a Desmond Miles, un barman que fue criado toda su vida como Asesino el cual, aburrido de su familia, se escapa para vivir su vida como barman.

Ya en poder de los Templarios, Miles es usado para revivir los recuerdos de Altair y recuperar el Códice (y el Fruto, obvio). Lucy ayuda a Desmond a escapar para reunirse así con Rebecca Crane y Shaun Hastings, asesinos que con el apoyo de Desmond reencarnan a Ezio Auditore y reciben el mensaje entregado por Minerva (de que el mundo se iba a acabar). 

Los cuatro finalmente recuperan el Fruto del Edén el cual, al entrar en contacto con Desmond, le revela que Lucy Stillman es una traidora, siendo asesinada por las manos de Desmond. Miles cae en un coma inducido y para protegerlo es conectado al Animus donde se encuentra con el Sujeto 16 y se le advierte además que la única forma de volver a la realidad es por medio de una sincronía al 100% con cada uno de sus ancestros.

Resultado de imagen para desmond miles

Desmond Miles asesinando a Lucy Stillman

Finalmente, tras recuperarse, Desmond entra en contacto con Juno, quien le indica la ubicación del Templo que protegerá a la Tierra de la catástrofe solar. Lamentablemente la llave de dicho templo está perdida así que deciden entrar a los recuerdos de Connor y conocer su ubicación. Mientras esto ocurre, el Padre de Desmond (Maestro Asesino de nombre William Miles), es capturado por los Templarios y Desmond, al conocer la ubicación de la llave, se dirige a rescatarlo matando así a Daniel Cross y entrando a la bóveda prometida. En ella Juno le indica que para salvar a la humanidad, solo debe tocar el pedestal, momento en el cual Minerva se manifiesta y advierte que si Desmond activa el Ojo, Juno dominará para siempre. Desmond opta por liberar a Juno, pero salvar también a los humanos por lo que toca el pedestal y en ese momento, muere.

Abstergo encuentra el cuerpo de Desmond y gracias a su ADN crean el Animus Omega, un videojuego interno de la empresa y que busca, por medio de diferentes jugadores, el hacerse con información acerca de la tecnología de la primera civilización. Mientras las investigaciones del Animus son un éxito, Shawn y Rebecca se ponen en contacto con un analista de Abstergo con el fin de conocer la ubicación del cuerpo de Desmond. Al mismo tiempo John Standish un Sabio infiltrado en la empresa bajo el cargo de director del departamento de informática, contacta con el mismo analista con el fin de que le ayude a revivir a Juno. Tras contactar con la ser ancestral y al darse cuenta que es aún débil, John intenta envenenar al analista. Digo intenta, porque Abstergo frustra sus planes y con el cuerpo del Sabio comienza el proyecto Phoenix, el cual consistía en recuperar los cuerpos de pasados Sabios para acceder así a las memorias genéticas de la Primera Civilización y poseer sus conocimientos. El eje de este proyecto fue el HELIX, una consola de videojuegos de distribución mundial, en la que jugadores pueden acceder a los recuerdos de Desmond de manera inmersiva. La consola, como era de esperarse, fue hackeada por Asesinos, los cuales por medio de diferentes videos encriptados, invitan a los jugadores a unirse a la causa, además de revelar la verdad de los Templarios.

Y ahora, recién, volvamos a la película. Si se dan cuenta, el trasfondo bajo el cual se desarrollan los eventos de la obra da para mucho contenido, tomando en cuenta que los actos que acompañan a los Asesinos del filme son parte del canon de la historia, pero para un linaje diferente al legado Altair.

Hablar de una película inspirada en un juego es siempre un motivo de discusión entre los fanáticos del cine y los de las consolas, sobre todo por el hecho de que la fanaticada de los videojuegos nunca queda conforme (salvo con la Resident Evil del 2002, que empezó súper bien y terminó destiñendo con tanta secuela). Sumado a esto nos encontramos con que cada vez los videojuegos se acercan más y más al cine, llegando a un punto en que las películas tienen un universo tanto o más grande que varias películas que vieron la luz en la pantalla grande y que por uno u otro motivo no fueron un éxito en taquilla. La complejidad de un videojuego en la pantalla grande es diferente más que nada por una pregunta puntual: ¿Está enfocada para el jugador o para el público en general?

Comento lo anterior debido a que la mayoría de estos filmes se cae en esa simple primicia y abusan muchas veces de los supuestos en los que el espectador conoce la información previa a la película. Si bien es cierto que eso no está mal, porque se puede advertir un contenido previo (como ocurre cualquier secuela), es necesario que se escoja un camino u otro para el desarrollo de la película. Digo esto porque sentí muchas veces, en Assassin’s Creed, que querían ahogarnos con conocimientos y a la escena siguiente, dejarnos a la deriva con muchas cosas que se asumen pero no se explican y si bien no quiero decir con esto que asumir esté mal, ¿Dónde queda el esfuerzo por explicarnos la película durante todo el primer acto de la misma?

A grandes rasgos, la peli narra la eterna disputa entre Asesinos y Templarios donde estos últimos, en sus intentos de acabar con la violencia, buscan recuperar la Manzana del Edén que estuvo en las manos de Aguilar de Nerha, un poderoso asesino de la Inquisición Española. Hasta aquí todo bien y se entiende clarito pero ¿Qué es la Manzana del Edén? ¿Por qué es tan poderosa? ¿Quién la creo? ¿Si Desmond la encontró en el Coliseo, Aguilar acaso la dejó ahí denuevo? Todas estas dudas se resuelven (y surgen), si se jugaron los títulos de la saga. Queda espacio para más preguntas: ¿Justin Kurzel consideró que era innecesario explicar todo esto al comienzo? ¿Piensa sacar una segunda película donde se presente a la primera civilización? ¿La U seguirá sin estadio? (ya, esta última no xD). La cosa es que un descendiente de Asesino, Callum Lynch (Michael Fassbender), es secuestrado por Abstergo para acceder a los recuerdos de Aguilar por medio de un Animus súper loco que parece dispositivo de la Matrix antes que el simple dispositivo visto en los juegos. Las escenas entre cambios de época son super entendibles en todo caso ya que en las tomas que transcurren en el pasado predominan los tonos cálidos, mientras que en el presente hacen lo suyo los tonos fríos.

Lo bueno de la película son sin duda sus escenas de acción, un excelente juego de cámara en completa sincronía con el exceso de parkour que abunda en el mundo de los asesinos. La coreografía en las batallas también hace lo suyo y finalmente la cinta logra captar nuestro interés en los viajes al pasado, sobre todo porque hay muchos guiños a la forma de pelear de los asesinos en el juego. Además de esto se ve el esfuerzo por parte de Kurzel de querer mantener la fidelidad de la película en comparación con los juegos.

Te la quise creer Fassbender, pero sé que no fue tu culpa 🙁

Lo malo, y aquí quiero detenerme, radica en como se llevo la película. Antes dije que todo lo que tiene que ver con el siglo XV es la raja, entonces ¿Por que no centrar la película en eso? Al contrario, tenemos que un sesenta por ciento de la película transcurre en el presente, donde los personajes son antipáticos, todo pasa muy por encima y no terminamos por encariñarnos con ninguno y eso claramente es culpa de su director, porque el elenco es bastante firme en ese aspecto:  Michael Fassbender, Marion Cotillard, Brendan Gleeson, Charlotte Rampling y Jeremy Irons. Todo el presente es muy tedioso, largo, enredado y esto da paso (aunque no queramos), a plot holes en el guión que giran en torno a, nuevamente, el fruto del Edén.

No es la peor película en lo que respectan los videojuegos. Cumple con entretener y eso ya es aceptable, aún así, por más guiño y acierto a los juegos (notarás muchos, si los jugaste), sigue siendo una película de bus. Algo entretenido, y eso.

NOTA Assassin's Creed - Justin Kurzel
2.5Estrellas / 5 Total
Puntuación de los lectores 3 Votos

Comentarios

comentarios