Es quizás una de mis series favoritas publicadas en la Jump. Bakuman se convirtió, de a poco, en una droga semanal que se caracterizaba por esa clásica premisa de saber si los Ashirogi Muto alcanzarían sus sueños. La serie, estrenada el 8 de Agosto del 2008 era algo muy diferente a lo que estábamos acostumbrados a leer en la Shonen Jump y esto era obvio porque después de tanto Naruto y One Piece, claro estaba que ver la historia de dos Mangakas fue totalmente opuesto a los clásicos superpoderes de nuestros personajes favoritos.

Y así fue, día a día seguí el manga y el anime hasta que el año 2012 (el 23 de Abril para ser exacto), finalizó con un peak de ventas en todo Japón.

Bakuman_Arkadea

Imaginen entonces mi cara de sorpresa cuando me enteré de que harían una adaptación Live Action de la serie, con sus personajes clásicos y el principal conflicto entre sus filas, ser los número uno. Fue verdaderamente grato el saber que contaríamos con una película (y de la mano del gran Hitoshi One), la cual iba a mezclarse con el mundo actual del manga en Japón.

La historia es simple. Dos compañeros de clase, Moritaka Mashiro y Akito Takagi, deciden aliarse para ser los más populares de la Shonen Jump y liderar el record de ventas en la popular revista. Este sueño se agudiza cuando, en un arrebato de euforia, Mashiro le propone matrimonio a su enamorada de toda la vida, Miho Azuki y, que la fecha límite para dicha unión, será cuando ambos sean famosos. Ella, como seiyuu; Y él, como mangaka. Muchos personajes aparecerán en escena, todos con el mismo sueño de liderar la Jump pero, claramente, con motivaciones muy diferentes.

Pero bien, vamos a la película en si. La historia es un resumen de la primera temporada de la serie, es decir la presentación de los personajes y sus motivaciones personales, así como también el trasfondo de cada uno frente al llegar a ser mangakas. Si bien Mashiro y Takagi son un fiel reflejo del manga, el transcurso de los hechos no lo es, lo cual se puede justificar con la duración de la adaptación y sus intentos por sintetizar el guión original.

A pesar de los esfuerzos por lograr un reflejo del manga, en el live action de Bakuman faltaron personajes clave. Por ejemplo Kaya Miyoshi (la mejor amiga de Azuki, y novia de Takagi).

Cada uno de los personajes del live action, ya sean principales o secundarios, son una clara copia de sus alteregos dibujados así que aquí, sinceramente, hay que darle jumbitos al director el cual se esmeró en capturar cada uno de los icónicos elementos que componían la historia original. Gracias a esto podemos decir que la película funciona perfectamente como una obra independiente y original, pues presenta un plato de comida fácil de digerir y que deja (al final de la película), con ganas de más. Se nota claramente la influencia de cine japonés y a pesar de que el climax pasa desapercibido, se puede entender a lo que se quiso llegar con cada uno de los hechos durante principalmente el desarrollo de la cinta.

Sin embargo es inevitable, como lo he hecho hasta ahora, compararla con el manga original de Tsugumi Oba y Takeshi Obata. Y es aquí, en este punto, donde quizás no queden tan conformes con lo que se logró. Puede ser que cada uno de sus protagonistas se sienta como tal, puede ser que cada una de las obras sea una copia exacta de lo que vimos en el cómic e inclusive puede ser el estudio de la familia de Mashiro sea igual a lo que vimos en el anime pero aún así, nos quedamos en eso. El transcurso de los hechos difiere de lo que respecta el título original y se entiende que puede ser para darle un vuelco de originalidad al script de Oba pero, a la larga, molesta. Si bien la relación entre Moritaka y su tío es importante, también lo es la relación con sus padres (la cual no aparece en las dos horas que estuve sentado viéndo Bakuman mientras comía papas fritas).

Igual fue entrete verlos en las oficinas de la Jump

Quizás estoy siendo demasiado exigente, porque igual hay mucho elemento para satisfacer al purista espectador (como ver dos de las obras de los Ashirogi, W Earth, además de Dinero y Astucia), pero me hubiese gustado que ciertas escenas simplemente no existiesen para así suplir con aspectos más importantes de la historia original.

Bakuman y su Live Action funcionan muy bien por separado, pero al querer unirlas quizás el resultado no sea lo que esperamos. Con esto no quiero decir que sea una mala obra ni mucho menos, es solo que si tienen la suerte de verla sin conocer el manga/anime, aprovechen esa oportunidad de encariñarse con los personajes que, según mi parecer, gozan de un radiante reboot.

Faltó PCP, faltó Detective Trap, faltó Reversi así que espero que con el tiempo, podamos tener una segunda y tercera parte (al igual que las tres temporadas de las que gozamos en el anime).

A ti te hablo Hitoshi One, haz feliz a este humilde fan.

NOTA Bakuman Live Action - Hitoshi Ohne
4.0Estrellas / 5 Total
Puntuación de los lectores 1 Voto

Comentarios

comentarios