Hacer un remake de una película animada es siempre difícil; la libertad y expresión que otorga el papel es inalcanzable para el mundo real, cercado por las leyes de la física y la naturaleza humana. Usando el minimo de recursos y dejando de lado distractores cómo la textura de la piel, dicción, movimiento natural, el cine animado nos permite sentir las emociones de manera más pura, sin la necesidad de interpretar a un ser humano o criatura real. Es la simpleza de sus lineas donde podemos sentirnos inmersos en un mundo extraordinario, porque nuestra imaginación llena los huecos que deja la realidad. Es por lo mismo que a la hora de re-interpretar esta “simpleza” y fluidez antinatural el resultado siempre cae en dos categorías: Películas extremadamente caricaturescas cargadas de CGI (Alicia en el país de las maravillas, Maléfica, La Cenicienta) o películas que intentan aterrizar la historia y hacerla más realista (El Libro de la Selva, 101 dálmatas, Mi amigo el dragón). Ambas versiones tienen su pro y contras, ya que las más abiertamente caricaturescas suelen verse algo tontas y las serias pierden un poco del encanto de las originales.

Ahora, si ya es difícil hacer un remake de una película animada, imaginen el desafío de hacer el remake de LA MEJOR PELÍCULA ANIMADA DE TODOS LOS TIEMPOS. “La Bella y la bestia” es una película inmortal que incluso con los estándares modernos sigue siendo una obra maestra, un poema a la belleza épica y a un romance gótico más cerca del terror que de la fábula para dormir. Además, “La Bella y la Bestia” fue una de las primeras películas en romper el esquema de “princesa” y revertir el tropo hacía un príncipe mimado, iracundo, imperfecto, lejos de la perfección utópica que Disney había construido desde sus inicios. “La Bestia” era una criatura del noche, cómo un hombre lobo/león/oso listo para desgarrar una garganta y arrancar el corazón de sus víctimas. Era salvaje y agresivo en sus momentos más aterradores, pero también era bondadoso, inocente y tierno cuando se lo permitía ser. Uno de los protagonistas más completos que jamás Disney se permitió hacer, un hombre despreciable que debía demostrar ser mejor que una bestia.

LOOK THAT SAVAGE MOTHERFUCKER!

Bella también escapaba de cánones “Disney”; una granjera fanática de los libros que soñaba con algo más que una vida provincial, que admiraba el intelecto y la personalidad por sobre el físico, la única capaz de ver a través del salvaje rostro del a bestia para encontrar al hombre y si bien no pudo escapar del cliché, terminando junto a un príncipe de todas formas, si lograba destacar por sobre otras mujeres Disney de carácter plano y motivaciones básicas. De contrapunto tenía a Gastón, un villano lleno de carisma y una maldad sutil que sólo se asoma a medida que avanza la película, un personaje que luego de finalizada la película permite una lectura más profunda de todas sus acciones. Y por supuesto, los inmortales Lummier, Din Don, Chip y todo el repertorio de secundarios que dotan de vida, magia y humor a toda la película.

En síntesis, una película tan espectacular que los críticos se vieron obligados a nominarla a mejor película (compitiendo contra “el Silencio de los inocentes” o “JFK”) y crear la categoría a “mejor película animada” para evitar decisiones incomodas. Todo lo que hace grande al cine en una mirada clásica, imperecedera, con canciones inmortales que marcaron generaciones completas.

Hacer un remake de algo así parecía ser una tarea imposible. Y de cierta forma, sigue siéndolo.

“La Bella y la Bestia” es sin duda una gran hermosa película. Tiene la escala y la épica de la fábula original además de recuperar ese sentimiento nostálgico para grandes y chicos. Sin embargo, intenta seguir un camino intermedio entre lo “caricaturesco” y “la seriedad” y en esa intención tiene grandes aciertos cómo grandes fallas y por lo mismo, no logra acercarse a la magnificencia del clásico del 93. Esta no es una película que pasará a la historia por si misma pero si cómo un buen ejercicio de estilo dedicado a los fanáticos.

Partiendo con las fallas, Emma Watson cómo bella…funciona. Su interpretación no es mala pero esta ligeramente sobre lo mediocre y en una película donde el casting es extremadamente fiel a los diseños originales, inclusive con los extras, la presencia de Emma Watson se transforma en el elefante de la habitación. Se nota que la decisión de ponerla en el rol principal responde más a una decisión de marketing que artística, ya que se queda corta frente al resto del elenco. Lo peor es que intentan darle una historia más profunda y desarrollar un personaje que de ser protagonico, tenía que estar cerca de la fábula original. En esta, es Bella quien debe aprender a ver la belleza interior de la bestia, ella empieza la historia cómo una joven superficial cuya historia se desarrolla al poder amar a una buena persona con aspecto de bestia. Acá, Bella no cambia nada desde principio a fin y sigue siendo una acompañante del viaje que hace la Bestia, pero la película realmente intenta forzar un “arco” argumental que fácilmente podría ser sacado de la película sin afectar nada.

Otro problema que tiene la película es no atreverse a desarrollar a sus personajes con mayor libertad, cómo si le tuviera miedo a la original y quisiera siempre bajarle el perfil. Por ejemplo, el diseño de la Bestia en la animada refleja su naturaleza salvaje, violenta e iracunda; cuando la bestia le grita a Bella y empieza a romper muebles, no sostiene los golpes y por un momento llegamos a temer por la vida la joven. Es un momento genuinamente violento y transgresor que busca precisamente mostrar a la Bestia cómo una bestia, una criatura peligrosa. En el remake, la Bestia es básicamente un joven guapo con mucho pelo sin colmillos inferiores sobresalientes ni nariz animal, un versión estilizada y “Amigable”de la original y eso le quita puntos. Hay un esfuerzo sobre humano por parte de producción de que todas las escenas “violentas” de la Bestia no se interpreten cómo “violencia intrafamiliar” sino cómo berrinches del príncipe y eso pierde precisamente el punto del personaje, una bestia que debe descubrir su humanidad, amabilidad y amor. Es cierto que Disney intenta evitar polémicas, pero La Bella y la Bestia es una fábula que invita a una reflexión mayor, ya que si bien la original tiene momentos violentos, estos son funcionales a la historia.

Bésame Washin

Esto también mancha a uno de los mejores personajes que tiene la película y sin duda el casting más acertado de todos; Gastón interpretado por Luke Evans, quien nos entrega al íconico villano en carne y hueso en todos sus aspectos. El ego, el desprecio por los demás y la figura de macho alfa que busca por todos los medios hacer que Bella sucumba a sus ideales y se case con él están intactos desde la original. Se nota que Luke Evans disfrutó cada segundo en el papel de Gastón y ese apego por el personaje transforma cada segundo que el villano está en pantalla en oro puro. Sin embargo, el miedo a la polémica o a la reflexión hace que la película nuevamente fuerce al personaje a ser algo que no es; en la película Original, la maldad de Gastón no es evidente, sino que se construye con frases y actitudes sutiles y esta sólo explota cuando sus planes se ven frustrados. Técnicamente, Gastón nunca cometió ningún crimen que mereciera su horrible muerte (Al menos ningún crimen que no cometiera ninguno de los otros aldeanos quemando el castillo de la bestia) y eso es algo que siempre ha molestado un poco a Disney, por lo mismo en esta película te aseguran que él es un criminal y merece la muerte, lo cual nuevamente pierde el punto del personaje; Gastón es un hombre común que lentamente se transforma en una bestia malvada que no puede ver más allá que si mismo. Acá a mitad de la película lo transforman en ese villano malvado y de cierta forma, pierde su motivación hasta el final (de hecho estoy seguro que hay un agujero argumental por ahí pero nada muy grave)

Sin embargo, lo mejor son sus musicales. La película se la juega por calcar cuadro por cuadro las canciones originales, cuyas coreografías parecen cobrar vida desde el papel y agregar un par de canciones originales, estas últimas sin destacar demasiado ni opacar los clásicos de la infancia. Sin embargo, hay una canción que rompe todos los esquemas y te transporta a un momento emocional que eleva todo el metraje. Esta canción original es tan extraordinaria que paradojicamente te saca de la película y se transforma casi en un cortometraje, algo que se disfruta por si sólo y dan ganas de que existiera en la animada, porque te transporta lugares que al menos esta película no intentaba llegar. Es raro, porque hace tanto sentido que la Bestia tenga su propia canción que uno juraría que hay una escena olvidada por ahí en la animada donde suceden todo lo que vemos en pantalla y esa nostalgia “falsa” es precisamente el punto más alto de todos. “Evermore” es una canción que no sólo logra compartir el podio junto a las originales, sino que logra superarlas y coronar el momento más inolvidable de la Bella y la Bestia. Es imposible no sentirse emocionado con esa escena, lo cual puede ser un problema ya que la secuencia final no logra llegar a ese nivel y se siente un poco vacío pero aún así el golpe emocional no se desvanece. Si son fanáticos de estos nuevos “clásicos”, les va a encantar.

En síntesis, La Bella y la bestia cumple su objetivo y esta a la altura de las circunstancias, pero no logra cuajar por si sola. Es de estos remakes que no se entiende sin ver la original y esa eterna comparación le juega en contra. A diferencia del Libro de la Selva, que logra superar a su antecesora pese a ser una película fundacional de Disney, La Bella y la Bestia se siente corta, torpe y a veces excesivamente segura, pero no carente de buenas ideas o grandes momentos. Sólo por escuchar a la Bestia cantar en su solitaria torre “Evermore” vale la pena verla y si son fanáticos de la original, van a amarla.

Lo Mejor: EVERMORE. Gastón y el tremendo Casting.

Lo Peor: El CGI es HORRIBLE y se ve aún peor si la comparamos con El Libro de la selva, también de Disney. Emma Watson interpreta a Emma Watson.

NOTA La Bella y la Bestia - Bill Condon
4.4Estrellas / 5 Total
Puntuación de los lectores 1 Voto

Comentarios

comentarios