Netflix's "Death Note"
2.4peor que las manzanas del mundo Shinigami
Historia y guiones
Actuaciones
Música
William Dafoe
Puntuación de los lectores 3 Votos

La siguiente nota posee spoilers clave sobre Death Note.

La tarde del sábado pasado, mi pareja y yo, que ya habíamos disfrutado y comentado la serie y su versión en película (esa especia de resumen de la serie, donde Ryuk cuenta la historia), decidimos ver la versión que hizo Netflix. Esperanzados por la buena calidad de mucha de sus producciones, nos embarcamos en este pequeño viaje de 1 hora y 40 minutos… y si no fuéramos comprometidos con nuestras decisiones, la habríamos dejado tirada a los 15 minutos. Pero la vimos, y aquí están mis impresiones para ustedes.


“Death Note” es un manga de  Tsugumi Oba (Bakuman) y Takeshi Obata (Hikaru no Go). El animé del 2006 fue dirigido por Tetsuro Araki (conocido mayormente por esta adaptación). Yo conocí esta obra gracias al animé, y debo decir que la wea ME VOLÓ LA CABEZA!! no recuerdo un animé que me haya hecho levantar de mi asiento. La premisa, la frialdad e inteligencia de los protagonistas, al más puro estilo de una novela de Sherlock Holmes, la duda en tu mente de “qué harías en su lugar”, y muchas emociones más, hacen de este anime uno de los mejores de su época.

La premisa es sencilla: los famosos dioses de la muerte en Japón, los shinigamis (manoseados hasta más no poder) utilizan unas libretas, donde anotan los nombres de seres humanos, y pueden determinar cómo y cuándo esos humanos moriran. Al hacerlo, suman años a sus propias vidas, y se mantienen inmortales. Un día, Ryuk, uno de estos dioses, se aburre y decide dejar caer su libreta en el mundo humano, con instrucciones en inglés (el idioma más popular según él) para ver qué sucedia. Esta libreta la encuentra un joven sociópata increíblemente inteligente llamado Yagami Light, que decide utilizarla para limpiar al mundo de corruptos, criminales y asesinos, y crear un mundo “perfecto”, donde él fuera el dios supremo. Se hace llamar “kira“, y bajo esa identidad, asesina sin piedad a toda persona que considere “mala”. La leyenda de Kira se hace popular, y posee seguidores y detractores en todo el mundo.

¿Qué harían ustedes si tuvieran el poder de esta libreta, la “Death Note”, para asesinar y salir completamente impunes? ¿Recuerdan al bully de la infancia, al asesino de algún familiar, al jefe que te cagó o a una ex pareja que abusó de ti? Curioso como “la ocasión, hace al ladrón”…

 

Todo falló cuando la nación donde se hizo Dragon Ball Evolution, atacó…

La versión de Netflix utiliza la misma base de la historia, con cambios en los personajes, sus personalidades y la extensión del impacto de Light y el uso de su libreta. Cambios que, francamente, fueron todos, todos, todos para peor.

PLOT: un joven de secundaria, que vende exámenes y no tiene amigos, encuentra un cuaderno extraño, lleno de reglas, llamado “Death Note”, que te permite matar a alguien solo escribiendo su nombre en él. Recibe un castigo por hacer trampa, y queda en detención, donde se le aparece un demonio que le dice que ese cuaderno funciona de verdad, y que lo utilice para vengarse del abusón de la escuela. Lo prueba, y ese chico es decapitado en la calle. Lo hace nuevamente con el asesino de su madre, y se da cuenta, gracias a una sádica porrista a quien impresiona con el poder de la libreta, que debe “limpiar” al mundo de toda la gente mala. 

Insisto, la premisa es tan buena, que es dificil arruinarla. Netflix hizo de verdad un trabajo de joyería en su adaptación.

Historia Principal

No tengo problemas con el cómo está desarrollada la historia del asesino Kira: agarra vuelo, toma fama mundial, la gente debate a su favor/en contra, y la policía y el FBI se vuelven en su contra y lo persiguen, generando un gran final con operativo masivo, persecución y toda la cosa.

Mi problema es con los personajes y con el cómo interactuan en esta película: no había visto tan poca química en pantalla desde el remake de Los Cazafantasmas (2016), ni tan pésimas actuaciones desde Mila Kunis, en cualquier cosa (excepto That ’70s Show).

Actores Calzoncillo

O mejor dicho “de soporte… para mis pelotas”. El papá de Ligth Turner (de los creadores del “señor Ñañito” llegó este nombre. Más parece Timmy Turner) es un policía old fashioned, está bien, aunque no te genera empatía ni emoción como en su versión de animé. Acá simplemente es el policía duro que no entiende de cosas sobrenaturales ni gente rara. Debía ser más “papá”, pero fue más “ex jefe de la agente Carter” (mismo actor, Shea Whigham). 

Esta porrista no la entendi nunca: Sarah Margaret Qualley hace a Mia, una especie de versión gringa de Amane Misa (mina rebelde sexona, que odia a todos y fuma durante las prácticas de porristas). Igual de desagradable, se convierte en la pareja de Light y se obsesiona con la Death Note, queriendo también matar a todos quienes se interpongan en su “cruzada de justicia”. Al final la mina se muere por imbécil, nunca quiso a Light, y su aporte en la historia ea la de ser “lo malo” en la mente del protagonista. 

Por último, tenemos al hombre plotpoint de esta película: Paul Nakauchi interpreta a Watari, una especie de “Alfred” padrastro, criador, asistente y todo lo demás, del detective L. Este personaje muere tanto en el animé como en esta versión, aunque, aquí es crucial para la historia, ya que es su muerte la que gatilla el asqueroso cambio en el detective L, quien se obsesiona con perseguir a Light, al punto de querer asesinarlo con sus propias manos. Por mérito propio, el mejor actor de la película. 

La Endemoniada Trinidad de Death Note


Ryuk es un engendro animado digitalmente, que se aprovecha de los desenfoques de cámara y las sombras, para no mostrarse en detalles, y ahorrar dinero a los animadores…

Eso si, la voz que le pone el tremendo William Dafoe es insuperable. El tipo te genera miedo, no podemos evitarlo. Yo aún tengo pesadillas con su Green Goblin.

 


Luego tenemos a L, y debo decir que por momentos, le tuve fe: este personaje, fue el Deadpool de la década pasada. En cada convención veías al menos a 5 tipos a pata pelada, chupandose el dedo, mal sentados, con cara de sueño y con el pelo desordenado. El personaje es genial, frío, demasiado inteligente, y con un gran sentido de la justicia. Criado desde muy pequeño para ser el más grande detective, implacable y con nervios de acero. Pero acá en Netflix decidieron convertirlo en alguien que sucumbió ante sus emociones, que fue más raro que inteligente, y que terminó metido en una persecución ridícula a pie, empujando casi a propósito a todo lo que se le cruzaba. No tengo problemas en que pongan a un actor negro para un personaje que no lo es… mientras sea una buena actuación. Pero esta fue una caca, hay que decir las cosas por su nombre.


Finalmente, el protagonista. El verdadero malo de toda la historia (debatible). Ligth es un joven destacable en todo sentido: impecable, de modales perfectos, inteligencia superior, notas insuperables, cero emociones en todo sentido. Odia a la humanidad por considerarla mediocre y asquerosa, y recibe un regalo del cielo en la Death Note. El mismo Ryuk reconoce que le agrada que su libreta haya caído en estas manos, y no en cualquier otra… eso en el anime.

 

Ligth Turner es un inadaptado, sin ningún amigo, que vende exámenes filtrados a sus compañeros. No destaca en ninguna cosa, y posee la personalidad de un típico adolescente gringo: gritón, llorón, y con ganas de impresionar a la porrista sexy (utiliza la Death Note para LIGAR!!!!!). Eso ya es horriblemente superficial, y le quita tanta seriedad a la historia que da risa y pena al mismo tiempo. Por momentos tiene planes geniales y actitud fría ante las situaciones, dándote esperanzas, pero al final siempre la caga y vuelve a sus gringadas. Por favor, es el grito más falso que he visto jamás en un actor (excepto aquel idiota de Troll 2)

Nodos y Antinodos

La película tiene un tic bien curioso: hasta el momento en que muestran en la noticias el régimen asesino de Kira, es una película demasiado superficial, que no te engancha. Luego se pone tensa cuando comienzan a investigarlo, y se vuelve a convertir en una película adolescente digna de los hermanos Badilla hacia el final. La película va y viene, sientes que los personajes se debaten entre sus versiones de animé y sus horribles versiones de Netflix, como atrapados entre 2 realidades. Pero son flashes tan efímeros, que no logran salvar la historia.

La esencia de Death Note es el enfrentamiento intelectual entre estos 2 protagonistas. No la acción, el romance, ni las mismas muertes. Lo que te atrapa son los puzzles y el ajedrez que juegan ambos, para tratar de descubrir al otro y ganarle en su juego. Ambos planean jugadas y movimientos largos, eternos, y explosivos. Nunca sabes si el plan que ves, tiene otro plan escondido. Es un deleite de principio a fin. Y eso, Netflix no lo supo rescatar, por eso falló.


Desde mi rincón del mundo, yo le pongo un gran 2,0, con plumón rojo y coeficiente dos.  Como dijeron unos viejos amigos: en una escala de Dragon Ball Evolution a 10, cuánto le das? yo le doy un Flubber y -10 jumbitos…

Quiero que me devuelvan el tiempo; con mi polola, pudimos haber visto dos capítulos de los “X-Files” en el tiempo que nos aventuramos a esto.

 

Comentarios

comentarios