Entre tanto Final Fantasy, The Last Guardian y Pokemon poco tiempo había tenido para jugar Watch_Dogs 2. Y es que igual me quise tomar su tiempo en terminarlo puesto que después del gran fraude que fue el primero, todo mi hype pudo ser depositado en esta segunda entrega de la mano de Ubisoft. El mundo hacker se toma el mundo con este nuevo título, en donde dejamos de lado toda la seriedad y el rollo de venganza picado a DC para darnos lo que todos queríamos: jóvenes comunes y corrientes que quieren hacer uso de sus “superpoderes” en este mundo virtual que nos tiene a todos como esclavos.

En Watch_Dogs 2 asumimos el papel de Marcus Holloway (o Retr0, en su círculo), un jóven hacker y bastante diestro en el parkour (loco, como todos los nerds, obvio), y que pertenece a una red activista hacker conocida como DedSec. Esta red tiene como objetivo principal el acabar con Blume Corporation, institución propietaria del CtOS (un sistema operativo que promete tecnologizar toda la ciudad de Chicago, y ahora San Franscisco, pero que en realidad solo busca el controlar la información de cada ciudadano por medio de cualquier aparato inteligente), pudiendo así derrocar el imperio informático que mantiene a todos los ciudadanos como esclavos tecnológicos.

Pero la lucha por el hacktivismo no es fácil, así que en la travesía contamos con el apoyo de nuestros compañeros Josh, Horacio, Sitara y Wrench, de los cuales destacamos al último y su mascara que es más bakan que la cresta, tanto así que muchas veces terminas esperando que Wrench sea el personaje principal, y no Marcus.

Para el Watch_Dogs 2, Ubisoft intentó recuperar lo mejor del fracaso de Aiden Pearce. Tenemos una ciudad controlada totalmente por un servidor en la que nosotros, gracias a nuestro extenso conocimiento nerd, podemos hackear a destajo pero sin estarnos preocupando por un trasfondo maduro como lo fue la venganza de nuestra sobrina en el primer Watch Dogs. Para Marcus no hay límites ni tampoco objetivos claro, todo el grupo de DedSec son un montón de cabros que saben de computadoras, cine, videojuegos y juegos de mesa (de hecho, las tallas que se tiran en torno a Star Wars o Magic son la raja); los cuales además de tomar en la playa tienen un concepto de lo corrupto que es la sociedad pero que no le dan mayor importancia más allá de simplemente hackearla. Una historia más simple, de la que agradezco el esfuerzo de Ubisoft por citar cada uno de estos guiños reales dentro del universo nerd.

En serio, Wrench es la embarrá.

En cuanto al juego en si, es el típico sandbox con los clásicos tintes de correr, subir a vehículos robados y luchar contra la policia pero eso si, con esta mejora a las mecánicas de hackeo en comparación con el Watch Dogs 1. El conducir se hace mucho más fácil ahora, sobre todo a la hora de controlar el auto en las curvas y si bien las coaliciones son extremadamente exageradas (no sé qué pasó con la gravedad justo en este punto), todo se puede evitar con un viaje rápido a nuestro destino. Ahora bien, como consejo, aprovechen las motocicletas, de verdad se hacen demasiado útiles sobretodo con lo llenas que están las calles (en comparación a peatones, que muchas veces hay pocos xD).

Si bien antes el hackear no tenía mucha lógica con la forma en la que subíamos nuestras habilidades, para está entrega, cada vez que completamos una misión conseguimos más seguidores los cuales nos permitirán mejoras a nuestro smartphone (que a la larga es el que hace toda la magia). Entre estas nuevas mejoras, destacamos el control de vehículos a distancia, pudiendo hacer que se muevan a nuestra voluntad y dejando mucho caos en lo que es San Francisco. Y es que ahí está la guinda de la torta, Marcus es un joven estadounidense que sabe hackear y eso no significa que su moral siempre esté del lado correcto ya que después de atropellar a toda una cuadra, fácilmente podemos estar ayudando a las familias en duelo. No hay una responsabilidad de por medio, acabamos para siempre con la cita “un gran poder conlleva a una gran responsabilidad”.

Las misiones, por primera vez, se pueden concretar de muchas formas y esto es principalmente gracias a los dos nuevos juguetitos con los que cuenta nuestro personaje principal: el Saltarín Radiocontrolado y el Cuadcoptero (oye que mal nombre, mejor en ingles: RC Jumper and Quadcopter, ahí si xD). Gracias a ellos podemos volar a través del sistema de seguridad, alcanzar salas privadas por medio del sistema de ventilación o simplemente distraer a los guardias de Google Nudle. Esto nos da una verdadera libertad y mejora esa sensación de libre albedrío que los sandbox quieren transmitir, dejando solo a nuestra imaginación frente al control  (y lo digo en serio, estuve cuatro horas intentando una misión y después caché que había un camino por al lado xD).

Si de misiones en modo single se trata, no nos vamos a aburrir pues son surtidas las tareas que nos mantienen ocupados mucho tiempo. Ya sea recolectando dinero, skins o puntos de mejora para nuestras apps, siempre hay algo que hacer. La música también hace lo suyo, dándonos la posibilidad de cambiarla cuando queramos (algo así como Spotify) pero ahora, siempre que Marcus quiera escuchar música, usará sus audífonos (un detallito que se agradece). El modo online sin embargo es medio flojito. Si bien son más las propuestas de invasión a nuestro mundo, el objetivo es lo mismo que hace dos años y una vez que le pillas el truco a estos hackeos a rivales, nada resulta más monótono y aburrido.

Watch_Dogs 2 lo hizo. Por fin tenemos la real proeza fallida de un juego sandbox con tintes de hackeo que entretenga al usuario. Ubisoft de verdad aprendió y lo demostró con este título que me mantuvo muy entretenido mientras duró (haciendo que lo extrañara un poco). No quiero compararlo con grandes de Rockstar porque de verdad no alcanzan pero si es cierto que la empresa Canadiense esta vez va por un buen camino. Vale la pena comprarlo, sin duda alguna, más ahora que ya está bajando de precio.

NOTA Watch_Dogs 2 - Ubisoft
3.8Estrellas / 5 Total
Puntuación de los lectores 1 Voto

Comentarios

comentarios