Cómo gran fanático de los mutantes en el cine y en los cómics, la verdad es que no esperaba nada de esta nueva entrega, o tal vez sí, que no fuera un cáncer como X-Men 3 o las de Wolverine, pero por suerte no me pareció desastrosa como se comentaba en la mayoría de sitios y redes sociales, es más, ME ENCANTÓ.

No voy a hablar del argumento. Viste los tráilers y sabes que el villano es Apocalipsis, En Sabah Nur, el “primer mutante” y sus cuatro jinetes que quieren destruir a los humanos. Se presentan varios personajes nuevos y que todo explota, todo el tiempo. Trama muy simple: buenos contra malos, poderes contra poderes, fin. Y creo que ahí está la gracia de la película, la adaptación de un cómic/serie animada de los 90, no se lo toma realista porque sabe que no lo es, y abraza la fantasía con sub-textos que recoge adornos bastante atractivos que apuntan a la esencia de los X-Men: “la gente nunca tolera completamente a alguien que es diferente a ellos”. Son las minorías de la sociedad, son los rechazados, los que se tienen que ocultar. Por lo mismo aunque salven a la tierra en innumerables ocasiones siempre vuelven a la oscuridad, al anonimato. La película tiene varias cosas buenas y malas así que vamos por puntos.

COSAS A FAVOR

  • La estética está muy bien cuidada y ejecutada durante todo el film. Si en First Class hicieron homenaje al cine de espionaje de los 60, en DOTFP homenajean la ciencia ficción de los 70, ahora toman todos los referentes de los 80s, donde las vestimentas, la música, la iluminación, los videoclips son ocupados a favor. La secuencia de inicio es increíble.
  • Plagada de citas bíblicas de un superhéroe religioso y practicante, Singer muestra los riesgos del “fanatismo”, situación a la que se llega cuando “la gente está desencantada”, y sigue ciegamente a un ser “que reclama que le rindan culto”. Funciona.
  • La historia de Magneto es desgarradora (haciendo una mimesis con los cómics donde Erik también tiene una familia y le matan a su hija), es un gran momento de la película. Uno sabe que lo intenta, que de verdad hay bondad en él, pero lamentablemente una de las condiciones del ser humano es ser traicionero y la sociedad se encarga de cumplirla. Por eso se siente de verdad todo lo que le pasa y es más, hasta apoyas sus actos.

Te apoyo Erik

  • Singer por fin se supera en las escenas de acción, no tomando plantillas de coreografías post-Matrix, si no que están más en una búsqueda de simplicidad/humor que pueden narrarse en primeros planos, alternadas con verdaderos toques creativos como la gran secuencia de Quicksilver, que es a mi parecer LO MEJOR de la película, aunque en esencia es un 2.0 de lo que hicieron en Days of The Future Past, supera con creces robándose la película, siendo más graciosa, mucho más heroica (salva a todos sin importarle nada más que ayudar), y con más duración. También es un gran momento la parte que Quicksilver pelea con Apocalipsis. El director ya tiene sus propios trucos y vaya que los sabe ocupar. Si Burton iba al inicio de los cómics para rescatar un Batman de film noir, Whedon apuntaba a la “widescreen” de Bryan Hitch y los Russo buscan la simpleza visual de la era Brubaker/Epting, Singer en este caso ama los sentimientos a flor de piel de John Byrne (como las secuencias de Kansas de la errada “Superman Regresa”) y la anatomía exagerada de Jim Lee.

 

RUSH ❤️ ️ la mejor banda del mundo.

  • El peso de la película se lo llevan los personajes con actuaciones de gran nivel. Ojo, que el casting que hicieron en First Class (mi favorita de la trilogía) es un batatazo. Fassbender, Lawrence, McAvoy bastante desconocidos en ese entonces, saltaron a la fama con aquella película y ahora llegan en un gran nivel de sus carreras, con premios y nominaciones de la academia. Todas las actuaciones están desbordantes, y lo poco que aparecen los nuevos mutantes hace que te den ganas de ver próximas entregas. Sophie Turner es una gran Jean Gray, dentro de lo mejor de la cinta y Tye Sheridan como Cyclops ya no es un vilipendiado si no que tiene potencial para ser lo que siempre ha sido en los cómics, el líder del equipo.

COSAS NO LOGRADAS

  • Dentro de las cosas que me molestaron están: tal vez el exceso de personajes y “ñoñasmos” para el fanático de los cómics, ojo, no está para nada mal, los disfruté muchísimo, sólo que siento que se pasaron un poco de la raya; pero por sobre todo el espectáculo de la destrucción se estiliza al extremo. Las explosiones funcionan, como en el cómic, como metáforas de las emociones autodestructivas de los personajes, y acá funcionan, pero la destrucción sin castigo, la acción sin reacción y las conclusiones sin argumentos, pesan si uno se cuestiona el plot. Técnicamente El Cairo desaparece por completo, grandes ciudades del mundo se destruyen y los humanos quedan desarmados. ¿Qué sigue, planetas destruidos, la vía láctea?.
  • Arcángel (uno de los fundadores de los X-Men en los cómics) nuevamente importa bien poco en la película, lo tienen de relleno y al final te da lo mismo lo que pase con él. Salvo su escena de metalero/borracho escuchando Four Horsemen, con ese puro tema lo hubiese invitado a una pilsen 🍻.
  • No se sacó el potencial de Apocalipsis, tanto en poderío como en figura. No me gusta del todo el look pero funciona dentro de la estética de la película. Se supone que Apocalipsis buscaba a los más poderosos, pero en realidad se encontró a los primeros que se encontró. Lo que si más me molestó fue que además de sacar lo mejor del poder de cada mutante, de pasada le cambiara el color de pelo, les pusiera unos tatuajes, le hiciera una ropa a la medida, decorara su propia pirámide… en resumen que fuese medio diseñador/estilista.
  • La trama vuelve una y otra vez a los mismos tópicos de siempre pero con la amenaza de Apocalypse de fondo. Sin contar ese arco, las demás situaciones se sienten como un eterno déjà vu que han pasado una y otra vez en las películas de X-men, o sea la misma historia, Charles Xavier vs Erik Lehnsherr tienen diálogos casi calcados de las anteriores, y los demás personajes están para mostrar sus poderes (Psylocke, Storm), hacernos reír (Quicksilver, Nightcrawler) o sólo por el fan-service (Jubilee, Wolverine).

Conclusión

No sé si la recomendaría a un público general, pero me parece que hay que tomar partido a favor de lo que Singer está haciendo con X-Men, fue el primero que tomó el concepto y lo adaptó muy bien al cine hace ya más de 16 años y ahora tenemos superhéroes para rato. Claramente Raimi y Nolan fallan con sus terceras partes. Pero acá Bryan Singer cierra a mí parecer, la mejor trilogía de superhéroes. X-Men: Fisrt Class, Days of The Future Past y Apocalypse, donde esta última se transformó en una de mis películas favoritas de comiquitas, siendo varias veces más estimulante que todo lo que viene de Marvel y DC: quiero más de esto, y menos de lo otro, y creo no ser el único. Más imágenes, menos charla. Más imaginación, menos realismo. Más superhéroes, menos películas de acción disfrazadas de cómics.

NOTA X-Men: Apocalypse - Bryan Singer
4.5Estrellas / 5 Total
Puntuación de los lectores 4 Votos

Comentarios

comentarios