A sus 69 años, Arnie dice aún poder hacer sus propias escenas de acción

Rumores existían en internet desde hace varios años, y se hicieron fuertes por declaraciones que hizo el mismísimo Schwarzenegger respecto a una secuela de las aventuras de Conan, el poderoso bárbaro que se convirtió en rey luego de aplastar a todos los malulos, quedándose en el trono por años y años. El nombre de esta secuela iba a ser “The Legend of Conan”, y según el sitio thearnoldfans.com , Arnold estaría en conversaciones (al fin serias) sobre libretos y directores con un grupo de productores, e incluso han filtrado que Universal está planificando hacer una serie, posiblemente para Netflix.

 

Aunque ya sabemos que un rumor es y siempre será solo eso, hasta que no nos muestren fotos oficiales o un pequeño teaser.

Conan, el Rey de los héroes bárbaros

Sin embargo, el mito de Conan ha llegado casi intacto hasta nuestros días. A pesar de haber sido creado en los años 30 por  Robert E. Howard (considerado el padre del subgénero literario llamado “Espada y Hechicería”), Conan se ha mantenido vivo en la conciencia colectiva, no tanto por la película de Jason Momoa (Conan the barbarian, 2011), sino que por -en opinión de este humilde profesor- la enorme cantidad de rip-offs que nacieron a partir de la idea del “héroe bárbaro”. Ya mencionar eso debe haberlos hecho recordar muuuuchas cosas, no? (series, películas, partidas de rol, novelas, etc.). Pues bien, en esta nota, deseo hacer un recorrido histórico por el concepto de este tipo de héroe, sus matices, y qué tanto distan del original rey Conan.

Juguemos a soltar la memoria colectiva: ¿cuántos de los siguientes héroes bárbaros puedes reconocer?

Parte 1: La Barbarie hecha caricatura.

 

El poderoso Mightor (1967)

De la mano de la increíble productora Hanna-Barbera, nos muestra las aventuras de “The Mighty Mightor” (cualquier parecido con “The Mighty Thor” es solo una coincidencia – por Odin, que desconfiados que son), un joven cavernícola llamado Tor, que luego de salvar a un hechicero, recibe en agradecimiento un mazo mágico que le permite lanzar poderosos rayos, volar y acceder a una gran fuerza física (insisto, solo coincidencias).

Lo peor: que inspiró la creación del Capitán Cavernícola.

Lo mejor: su mascota es un dinosaurio volador que escupe fuego (en tu cara, Charizard).

 

Los Herculoides (1967)

Nuevamente el estudio padre del perro que habla, el oso que habla, el otro oso que habla y el otro perro que habla, nos llega una serie que estaba llena de animales… que no hablaban, pero que tenía como protagonista a Zandor, un héroe salvaje y de gran condición que podía comunicarse con las extrañas y poderosas bestias del planeta Amzot. Las lideraba y defendía dicho planeta de los invasores.

Lo peor: la familia de Zandor, normalmente eran secuestrados y se mandaban puros condoros.

Lo mejor: Igoo, un genial gorila de roca… DE ROCA!!! Super poderoso y totalmente invulnerable.

 

Thundarr el bárbaro (1980)

Qué pasa con los bárbaros y los truenos? Recuerdo que William Wallace “defecaba” truenos según la leyenda popular. Pero no era bárbaro, era Mel Gibson. Thundarr es un héroe nacido en un alejado y distópico futuro terrestre, donde un desastre natural lo arruina todo, el SHOA no logra avisarnos, y todo se va al carajo. La premisa es tan maravillosa, que la recomiendo digna para cualquier mundo de rol que deseen visitar.

Lo peor: la catástrofe ocurre en 1994, y la serie la pasaron casi al iniciar los 90, lo que nos tenía cagaos de miedo cuando shicos.

Lo mejor: su espada solar y su compañero Ookla. Una es básicamente una espada láser y el otro es una copia super chora de Chewbacca. O sea, dos referencias a Star Wars.

 

Blackstar (1981)

El astronauta John Blackstar (quién tiene un apellido tan épico?? Se lo imaginan en el colegio?? SEÑOR BLACKSTAR!! DE NUEVO NO TRAJO LA TAREA!!) es absorbido por un agujero negro hacia un “antiguo universo extraterrestre”. Cae en el planeta Sagar, donde se une a una pequeña resistencia que lucha por la libertad. En este mundo, existe una espada llamada “La Espada del Poder”, que se divide en dos mitades: una para él y otra para el malulo de turno: el Overlord (así nadie se pelea… oh wait).

Lo mejor: no me puedo decidir entre la épica música de su intro, el elfo cambiaformas Klone, que se podía convertir en cualquier criatura (inclusive tu vieja), o la voz en latino de Blackstar, el galante Carlos Rotzinger.

Lo peor: la historia era sumamente débil, y solo tuvo 13 episodios.

 

Heman y los Amos del Universo (1983)

Indiscutiblemente el rip-off más famoso, al punto de que muchos creen que la copia ocurrió a la inversa. Como ya mencioné en otra nota, en esta serie se muestran la aventuras del “hombre más poderoso del universo” en el planeta Eternia, un mundo de super ciencia, poderosa magia y monstruos antiguos, mientras defiende a todos del mal, principalmente de Skeletor, su antagonista. Un detalle, el mismo Skeletor le debe su diseño a la versión del villano principal de Conan el Barbaro en la película de 1982, Thulsa Doom (interpretado por James Earl Jones – si, la voz de Mufasa y de Darth Vader).

Lo mejor: su marketing fue tan descomunal, que nos ha dado años de juguetes, buenos memes y humor. Incluso tiene su propia película live-action, con Dolph Lundgren como Heman.

Lo peor: la película live-action, con Dolph Lundgren como Heman.

 

Galtar y la Lanza Dorada (1985)

También nacido del estudio Hanna-Barbera, acá tenemos al primer bárbaro que se preocupaba de su aspecto (de hecho, es el más guapo de esta lista), posee una de las 2 armas sobrenaturales del mundo, su Lanza Dorada (no shit, Sherlock), y junto a su compañera, la princesa Goleeta (que posee la otra arma sobrenatural, el Escudo Sagrado), luchan contra Tormack, el tirano usurpador del reino de Bandisar, que desea conquistar el área limítrofe… perdón, el mundo!!!

Lo mejor: el villano principal, Tormack, fue el asesino de los padres de Galtar, lo cual la hace también una historia de venganza.

Lo peor: que Daphne de Scooby-Doo haya perdido un tiempo el interés en los misterios, y haya intentado carrera independiente como actriz en esta serie, como la princesa Goleeta.

 

Cohen, el bárbaro (1986)

De la mano del tremendo Terry Pratchett, Cohen es el más grande héroe en la saga de novelas de Mundodisco, y el segundo más parecido en esta lista al Conan original: saquea, asesina monstruos y villanos, salva vírgenes en aprietos (y luego las libera de las garras de la virginidad) y es un espadachín sumamente diestro. Su leyenda es conocida a lo largo y ancho del disco, desde hace muuuchos años. De hecho, los protagonistas de los libros, ya desde niños escuchaban historias sobre las hazañas de Cohen. Y a sus 87 años, sigue tan vigente como siempre.

Lo mejor: que es una parodia al héroe bárbaro clásico, que no se toma en serio ni a si misma. Cuando le preguntan a Conan el bárbaro, qué es lo mejor de la vida, este dice: aplastar enemigos, verlos destrozados y oir el lamento de sus mujeres. Cohen a la misma pregunta responde: buenos dientes, agua caliente y papel higiénico.

Lo peor: que no lo hayamos conocido en su mejor momento.

 

Korgoth de Barbaria (2006)

Este particularmente me encanta. Creado por Aaron Springer (ilustrador de Bob Esponja, Billy&Mandy, el Laboratorio de Dexter), nos muestra un futuro distópico donde las grandes ciudades y poderes políticos han caído luego de las guerras nucleares, dejando a la Tierra en un caos barbárico y con mutaciones y suciedad por todos lados (me suena preocupantemente familiar). En este mundo, en la localidad de Barbaria, nace un hombre de gran poder físico y pocas palabras, llamado Korgoth, cuyo salvajismo supera lo necesario. Este personaje fue presentado en el Adult Swim en un piloto de 3 partes, y nos muestra una historia digna de una noche de parranda y cerveza con tus amigos roleros: exagerada, sangrienta, sexual y asquerosa, es sumamente recomendable, ya que lleva al mito de Conan al otro extremo: el exceso de barbarie.

Lo mejor: su simpleza. Si Korgoth no mata lo que tiene al frente, se lo folla.

Lo peor: que solo exista como un desconocido corto animado.

 

 


Conan el bárbaro parece ser una fuente inagotable de inspiración para escritores y dibujantes. Sin embargo, esto no termina aquí, ya que aún nos queda revisar varias películas y otras creaciones live-action, en donde fornidos actores intentaron repetir lo que Arnold Schwarzenegger inventó: el héroe lleno de músculos y lleno de valor en el cine (aunque si eres Bruce Willis, eso no se aplica en ti).

Revisa la segunda parte de esta nota: La Barbarie hecha película.

Comentarios

comentarios