La guerra de películas sobre adaptaciones de personajes sacados de viñetas está bastante dura y Suicide Squad no llega precisamente a calmar las aguas. Por un lado tenemos al fandom quienes ya están con camisetas puestas por los 2 bandos más importantes, DC y Marvel peleando entre ellos como barristas de equipos de fútbol (vergüenza); y por el otro tenemos a los medios importantes, páginas especializadas y «malvados» críticos que aparentemente le hacen la vida imposible a DC destruyendo las películas que quieren empujar su universo cohesionado, para poder hacerle frente a los Avengers y compañía.

Y es acá cuando las expectativas sobre Suicide Squad, los trailers, la música, el marketing, lo freak, lo absurdo, lo irreverente y la estética, apuntaban a que el film fuera una suerte de nueva versión del «equipo imposible» que se une para una misión especial, tal y como lo fue Guardianes de la Galaxia, un experimento, pero con un tono menos denso que BvS y Man Of Steel.

Entonces la película parte con esa mochila al hombro, la consigna es divertir y ser irreverente a como dé lugar. La vi en IMAX y la cuenta regresiva de esos cines tuvo un detalle genial (los números con el estilo visual de la película). Tal vez es un adorno, pero adoro esa atención a los detalles. David Ayer (Director de Fury, End of Watch) pisa el acelerador a 120km, introduciendo los personajes principales como Deadshot (Will Smith), Harley Quinn (Margot Robbie) + el Joker (Jared Leto), Amanda Waller (Viola Davis), Boomerang (Jai Courtney), Diablo (Jay Hernández), Killer Croc, Enchantress, Katana, Rick Flag, etc… y con canciones para cada uno, donde me imagino que juntar “Sympathy for the Devil” y “Bohemian Rhapsody” no es algo barato de realizar. Todo esto mezclado con colores fluorescentes como si estuvieran con LSD, con un ritmo trepidante más cercano a los videoclips y con flashbacks con el origen de cada villano, sumado a cameos de Batman y Flash. Todo esto en el primer acto.

Hay que admitir que posee cosas visualmente atractivas, varios aciertos estéticos como los looks de los personajes, pero que quedan cortos narrativamente. Otro punto importante a favor es Boomerang, quien aporta con el humor, con lo patán, miserable, desubicado, a ratos pusilánime, salvando muchas escenas que empezaban a sentirse sin ritmo y de relleno.

Pero la gran apuesta de la historia era ver el regreso del icónico villano a la pantalla grande, el Joker de Jared Leto. Su caracterización y actuación no sé si está al nivel de las anteriores interpretaciones, pero carece de un factor clave que no podía dejar de darle vueltas en mi cabeza: la amenaza. Este Joker no da miedo. Sumando a que sus apariciones sólo interrumpen la historia principal. Todo lo que hace está muy desconectado en el contexto del relato. Impericias que se van revelando sobre una historia que no está tan pulida como debiese.

Hablamos de torpezas al nivel de: si muestras una escena de origen de Deadshot, donde dejas en claro que “no falla un solo tiro”, ¿Es necesario hacer otra escena donde prueba prácticamente el mismo punto? O eso responde más a una suerte de intervención por parte de algún ejecutivo que subestima a la audiencia, asumiendo que no pueden concentrarse o entender una simple idea.

Esta fue la tónica de la película, líneas entretenidas, personajes muy interesantes y pulidos como Deadshot (vería una película sobre él), pero que eran opacadas por las malas costuras de un traje caro. Tema aparte es Margot Robbie, una diosa, hermosísima, con una Harley Quinn perfecta es quizás el punto más alto de la historia, todo lo que hace y dice es verdaderamente gracioso, sexy, creativo y atrayente, copa la pantalla con su presencia, pero lamentablemente no alcanza a rescatar la mediocridad del contexto.

image

Es Harley, machista y todo, es Harley

La escena del bar probablemente sea de lo mejor en toda la película, esta bien escrita, tiene diálogos íntimos y genera los vínculos entre la audiencia y los personajes.

Pero por otro lado tenemos cosas indefendibles tales como: todas las escenas de Cara Delevingne dan vergüenza lo mal actuadas; la falta de lógica y motivaciones del enemigo o amenaza principal, es más, a nadie le importa. La escena post-créditos es redundante. Katana no hace nada relevante, podría no estar y nada faltaría.

giphy

Enshakiratress👆🏿shhhhhhh….

Puedo entender a quien diga que le gustó Suicide Squad, los gustos son completamente subjetivos. Pero no cabros, no es una buena película.

Suicide Squad entretiene a ratos, pero se siente como más otra oportunidad desperdiciada. Mucha estética y nada, pero nada de profundidad. Creo que merecemos un cine de mayor calidad cabros, en serio. Enójense con los creativos de Warner antes que con Rotten Tomatoes. Será buena la de Wonder Woman, la Batman de Affleck, la Justice League? Promesas y más promesas.

En lo personal prefiero ver mil veces The Dirty Dozen (Doce del patíbulo), una obra maestra que trata sobre un equipo conformado por peligrosos presos para realizar una misión suicida, antes que repetirme esta película de nuevo.

NOTA Suicide Squad - David Ayer
2.0Estrellas / 5 Total
Puntuación de los lectores 8 Votos

Comentarios

comentarios