Muchos consideramos a Superman Returns una de las peores películas del universo DC (junto a colosos de la pantalla grande como Superman III (1983) y Superman IV: The Quest for Peace (1987)). Sin embargo, en esta nota, intentaré justificar por qué esta película, protagonizada por Brandon Ruth y Kate Bosworth, no solo fue necesaria para el mundo, si no que indispensable para el futuro de Superman en el cine, y que sin ella, no tendríamos lo que tenemos ahora…

Ok, reconozco que Batman vs Superman no es una joya del cine. Pero tuvimos a Man of Steel, que fue una película hermosa, y merece más espacio que este pequeño párrafo. Y pronto tendremos a Wonder Woman y a toda la Justice League. Y créanme, sin Superman Returns, esto no habría resultado.

 

… verdaderas joyas del cine…

 

 

¿Por qué era tan necesaria? Se deben estar preguntando a estas alturas: por extender la saga del azuloso? por querer ver una vez más a la señorita Tessmaker? como un intento de Bryan Singer para competir contra X-men III: the Last Stand (2006), debido a que él no participó en ella? No, señoras y señores. Esta película, esta maravillosa película nacida de la cabeza de los escritores de X-2: X-men United (2003) (Singer y sus increíbles amigos), se creó como un sacrificio…

… un gran y enorme sacrificio a los fans, al mundo, y al gran dios Kryptoniano Rao, que nos acompaña durante esta nota, y nos mira desde nuestro rojo sol… rojo.

Superman Flyby: lo que pudo ser y no fue

Para este año, se espera el estreno de la serie Krypton en el ScyFy Channel (cuyo trailer ya compartimos en la página de facebook de Arkadea), que nos muestra la historia de la familia de Jor-El, y sobre la sociedad de ese planeta, tal como la vimos en el incio de Man of Steel (2013). Ya desde publicaciones como Para el Hombre que lo tiene Todo (Superman Annual #11, 1985) que deseamos ver a este planeta en sus días de gloria, de funcionalidad y de excelencia científica y militar. Es por esto que, en 2004, cuando J.J. Abrams llevó la idea de una película sobre una guerra civil kryptoniana, a la Warner Bros, se pensaba en una nueva película. Iba a llamarse Superman Flyby, y en ella, Jor-El lograba enviar a su hijo a la Tierra para escapar de la guerra, pero luego Kal-El decide regresar para enfrentar a su malvado tío Kata-Zor y así salvar a su planeta de origen.

Acá hay tres hechos increíbles: primero, Kryptón no explota originalmente; segundo, para el papel de Superman se probaron varios actores, entre ellos al mismísimo Henry Cavill (ya en ese año lo tenían considerado para el papel) y por primera vez Brandon Ruth; y Lex Luthor iba a ser llevado a la pantalla por nada menos que Robert Downey Jr… SE IMAGINAN??

Sin embargo, este proyecto nunca se realizó, por el exceso del presupuesto solicitado para llevarla a cabo.

En ese momento de decepción, Bryan Singer llegó a los mismos estudios, con la idea de un Superman volviendo a la Tierra, luego de 5 largos años de ausencia, continuando en forma directa la línea argumental de Superman (1978) y Superman II (1980). La idea gustaba, y ya para el año 2005 se preparaba la producción, donde Singer quiso seguir la idea de “un actor desconocido para el papel”, y encontraron a Brandon Ruth –que dicho sea de paso se parece mucho físicamente a Christopher Reeve… pero más joven. A partir de ahí, ya conocemos el resto de la historia.

 Superman Returns: de regreso a la Tierra

En esta historia, luego de los hechos de Superman II, donde nuestro héroe pelea con el general Zod y sus 2 más cercanos ayudantes, Superman llega a la conclusión de que pueden haber otros sobrevivientes de su planeta albergados en las estrellas. Así que decide ir a buscarlos… dejando la Tierra atrás, a su suerte.

Esto anula los argumentos de Superman III y Superman IV: The Quest for Peace completamente, y los borra de la faz de la existencia. Para nuestro alivio, claro está.
5 años después, Superman regresa a la Tierra, para descubrir que el amor de su vida, Louis Lane, continuó con su vida, se casó con Ciclope (James Marsden) y hasta tuvo un hijo. Superman está devastado ya que, no solo no encontró a más sobrevivientes de Kryptón, sino que además el líder de los Xmen le quitó a su novia, y Lex Luthor crea una isla gigante hecha de kryptonita. Fácil, no?

 

¿Qué pasó entonces con Brandon Ruth?

Hay que decirlo: actor que viniera después de Christopher Reeve usando el traje azul, estaba destinado a vivir a su sombra. De hecho Brandon ni siquiera intenta disimularlo en su actuación, es IGUAL A REEVE EN TODO SENTIDO!!! Se mueve, se ve y hasta habla de la misma forma (diría que incluso su físico es similar). Ese fue un error que no cometió Dean Cain en Louis & Clark (1993), ya que su versión del personaje era un hombre más maduro, algo galán incluso, y más alejado de la Era de Plata.

Incluso el mismo traje tenía diferencias que no gustaron a los fans. El de Cain era prácticamente igual al de Reeve, pero el de Brandon tenía una capa de cuero, una S en el pecho mucho más pequeña, y hasta una hebilla con la S, no muy elegante.

Brandon Ruth llegó volando en una película que posee una buena historia, que nos cuenta Por qué el mundo No necesita a Superman, y con el que pienso ha sido el mejor Lex Luthor de todos: el tremendo y en esta ocasión aterrador Kevin Spacey. Él hizo lo que quiso, y en ningún momento nos recordó al de Gene Hackman, ya que ese era un malulo cómico, pero Spacey fue de temer. Diría que es lo mejor de Superman Returns, y lo único que brilla con luz propia en esta producción.

El Legado de Christopher Reeve

Creo que hasta el día de hoy, la gente piensa en él como EL único Superman del cine. De hecho, a través de su película, Richard Donner nos dio el manual de cómo hacer una buena película del origen de un superhéroe, hace 29 años… y aún hay directores que no aprenden!!!

Iba ya el 2006, y en nuestra memoria colectiva seguía estando el buen Reeve, y puede que nunca se valla del todo. Pero en la vida hay que seguir avanzando, justo como Louis Lane en Superman Returns, y teníamos que dejar ir a Reeve. Y para ello, tuvimos que pasar por 154 minutos de Ruth y Spacey, y destruir a Ruth al sentirnos ofendidos casi por reflejo, por no ser Reeve. Él no tiene la culpa de no serlo, pero ocupó el lugar de nuestro conejillo de indias, de nuestro chivo expiatorio… fue nuestro punching bag. Limpiaron sus pecados (Superman III y IV) dándonos a Returns como una especie de tributo, y nos dejaron tener nuestro desquite con él, nuestra pataleta. Lloramos, gritamos, y nos quejamos hasta más no poder…

¿Y cómo te sientes después de un gran llanto o pataleta? Pues aliviado.

Nos liberaron, nos calmaron y nos abrazaron luego de esta película.

Ya estábamos listos para la siguiente generación del Último Hijo de Kryptón. Tuvimos a Christopher Reeve, lo dejamos ir gracias a Brandon Ruth, y quedamos “vacíos” y listos para recibir a Henry Cavill. Y así, con un traje completamente diferente, un actor con otro enfoque (el musculoso mamón por sobre el guapetón bonachón) y una mirada más Nolan de la vida, recibimos a Man of Steel.

Algo sobre la redención

Muchos nunca han perdonado a Brandon por esto (como podemos ver en el final de Ted (2012)), y la verdad yo fui uno de ellos, hasta que lo vi como Ray Palmer en Arrow y luego en Legends of Tomorrow, donde para mí, logró redimirse al entregarnos una excelente y muy emotiva actuación. Al dar la cara y asumir valientemente, los moretones que le habíamos dejado con nuestras críticas. A eso yo le llamo un verdadero hombre de acero.

 

Gracias, Bryan Singer. Gracias Brandon Ruth. Sin ustedes, Man of Steel no habría sido tan hermosa.

Comentarios

comentarios