Game of Thrones es prácticamente la serie mas popular en este lado del mundo, y esto lo demuestran semanalmente las miles de personas que se sientan sagradamente cada domingo en la noche a disfrutar de un nuevo capítulo, y suben spoilers que causan infartos y pérdidas de cabello en quienes, como yo, no tenemos HBO.


Deben saber, estimados lectores, que esta saga se publicó hace mas de 20 años, en el año 1996, y sí… hay personas que llevan mas de 20 años esperando la conclusión de la historia, aún muy lejana en apariencia. Pues bueno, también existimos nosotros, los niñ@s-rata de la saga, que comenzamos a leer los libros poco antes del estreno de la primera temporada en el año 2011 y no hemos dejado de flipar tuvimos la grandiosa oportunidad de leer cuatro entregas de un tirón, y asistir al lanzamiento de Danza de Dragones con todo el hype que caracteriza a nuestra generación de lectores. Y todo esto, sólo para luego sufrir los casi cinco años que se han cumplido desde entonces y que amenazan con alargarse indefinidamente en el tiempo. Pero, además están aquellos fans acérrimos de la serie de HBO, que se emocionaron y sorprendieron en cada capítulo y que pusieron el grito en el cielo con cada spoiler de aquellos fans desalmados durante las primeras 5 temporadas. Pero esta, la sexta temporada, ha sido distinta.
Por primera vez en seis años, todos los lectores y fans del universo creado por George R R Martin estamos en igualdad de condiciones a nivel narrativo, pues por primera vez en cinco años desde el lanzamiento de Danza de Dragones hemos visto adelantos “sustanciales” en la trama. Juntos hemos develado algunos de los misterios más oscuros y trascendentales de la saga, sin embargo, y quiero hacer hincapié en esto, la serie de TV ya nos ha traído acontecimientos y personajes que han marcado una amplia diferencia respecto a la saga de libros original, y hay bastante fanservice respecto de algunas orientaciones argumentales, como traer de vuelta a Jaqen H’gar, casar a la verdadera Sansa Stark con Ramsay Bolton, o eliminar de lleno la participación de Lady Stoneheart en los acontecimientos posteriores. Por lo tanto, lo que suceda en adelante con la serie podría perfectamente ser diametralmente distinto en los libros, pues aunque los productores David Benioff y D. B. Weiss saben el final de la serie, tienen cierta libertad creativa para tomar caminos diferentes, con personajes diferentes y, obviamente, horribles muertes de personajes distintos también. Bajo esta lógica, Jon Snow podría no resucitar en los libros, ¿verdad?. A no ser que se trate de un personaje fundamental para el final de la saga, lo que nos lleva a la médula de este artículo: ¿Qué teorías se han tirado por la borda, y cuáles están a punto de ser develadas? ¿Cuáles serán trascendentales en la saga original de los libros?

Bueno, empezaremos con la clásica y ultra-mega-conocida:
R+L=J

Bueno, vale… la mayoría de los espectadores lo veían venir. Pues para los lectores, esta teoría es la más popular hace mas de una década entre los detallistas y curiosos de la saga. El capítulo 03 vlcsnap-2016-05-06-14h49m22s062--575x323de la sexta temporada, “Perjurio” muestra la esperada y mítica escena en La torre de la Alegría, en la que un joven Eddard Stark se enfrenta a los guardias de Raeghar Targaryen: Ser Arthur Dayne, la Espada del Amanecer, y Gerold Hightower. Este combate tiene un inesperado desenlace cuando Howland Reed, padre de Jojen y Meera Reed, apuñala por la espalda a Arthur Dayne, salvando de una muerte casi segura al joven Eddard, cuya habilidad con la espada y en combate es muy inferior a la de Arthur Dayne, quién constituye una leyenda viva a este lado el mar. La escena en este lugar termina de sopetón, cuando el Cuervo le pide a Bran volver a la cueva, seguido por los gritos de una mujer, quien probablemente es Lyanna. Pero bueno, ¿qué significa la aparición de esta escena en la serie?
Para explicar mejor la importancia de esta teoría, es necesario un poco de contexto histórico: El Torneo de Harrenhall, celebrado unos 19 años antes de los acontecimientos que relata la serie, constituye el evento más importante en la historia de poniente, pues diversas situaciones durante su desarrollo desencadenaron en la Rebelión de Robert Baratheon y posterior caída de la casa Targaryen. Muchas cosas suceden: la aparición de un misterioso “Caballero del árbol sonriente” que habría derrotado a tres de los competidores más fuertes para defender el honor de un pequeño lacustre (Howland Reed), Jaime Lannister fue nombrado Guardia Real del Rey Aerys, rumores sobre la posibilidad de que Raeghar Targaryen usurpara el trono de su padre que estaba volviéndose loco, y el más importante: el príncipe heredero Raeghar, vencedor del Torneo, corona a Lyanna Stark como Reina del Amor y la Belleza y no a su esposa Elia Martell (Sí, esa a la que violó y aplastó La Montaña junto a sus hijos, hermana de Oberyn Martell, también aplastado). Y no olvidemos que a estas alturas Lyanna ya había sido comprometido con Robert Baratheon, quien estaba encaprichado con ella.Torre de la alegría
La historia oficial en Poniente cuenta que, posterior al torneo, Raeghar habría “raptado y violado” a Lyanna, llevándola a la Torre de la Alegría, y este suceso dió inicio a la Rebelión de Robert. Esta guerra significó casi el final de la línea Targaryen, exceptuando a una recién nacida Daenerys y su hermano Viserys, de camino a Essos en un barco. Asesinado Raeghar y su descendencia, e instalado en el trono Robert Baratheon, Ned va en busca de su hermana a la Torre de la Alegría, para encontrarla en “un lecho de sangre”.

“Prométemelo, Ned” fueron las últimas palabras de la moribunda Lyanna, aunque Ned jamás habló sobre esta promesa con nadie. Poco tiempo después, se presenta de vuelta en Invernalia con un supuesto hijo bastardo, Juanito de las nieves. Pues sí, esta teoría postula que Jon Snow no sería un bastardo, pues Raeghar y Lyanna se habrían casado poco después del Torneo en Harrenhall (Los Targaryen son el único ejemplo en el que el rey practica poligamia, además de incesto), y habrían engendrado un hijo entre ambos, Jon Snow. Esto lo convierte no sólo en un Stark legítimo, sino en un legítimo heredero al trono de Poniente, además de una posible Cabeza de Dragón (Recordemos que la profecía dice que el Dragón que reconquistará Poniente tendrá tres cabezas, y es seguro que Daenerys montará a Drogon), al mismo tiempo de constituir un lazo irrompible con las regiones del Norte, incluso aquellas lejos al norte del Muro.
Es curioso que prácticamente todas las escenas e hilos argumentales que podrían sostener esta R L Jteoría han aparecido en el transcurso de la serie, en desmedro de otras escenas interesantes y/o importantes que relacionan a otros personajes y sus historias. Además de ser escenas bastante fieles a lo relatado en el libro, lo que consiste un hecho bastante poco común, se le ha dado un tratamiento bastante delicado y misterioso durante todo el transcurso de la serie, poniendo especial cuidado en no volver las pistas demasiado evidentes. Pero en esta temporada rompieron su propio récord de cliff-hunger al cortar la escena justo antes de que Ned entre en la fortaleza donde yace Lyanna. Imperdonable.

Comentarios

comentarios